Fueron descubiertos restos de un antiguo reptil marino con aletas como las de una tortuga y cuello largo como el de una jirafa en la localidad de McKinlay, Australia.

Este fósil fue descubierto por el dueño de una propiedad en el remoto oeste de Queensland y de inmediato llamó a las autoridades.

Los restos serán analizados en el Museo de Queensland Tropical de Townsville, ya que es la primera vez que en Australia se encuentran estos tipos de fósiles, los cuales están completos.

Este hallazgo es de una cabeza y el cuerpo de un elasmosaurio, un tipo de plesiosaurio.

El jefe de paleontología del Museo de Queensland Tropical, Espen Knutsen, explicó que hace muchísimos años no se encontraba algo parecido, por lo que están sorprendidos con el hallazgo.

«Son muy difíciles de encontrar en todo el mundo, no sólo en Queensland», argumentó.

El Dr. Knutsen afirmó que el descubrimiento, que se cree que tiene unos 100 millones de años, mejorará los conocimientos sobre la evolución de la especie.