La Carpeta:
1 de 10
 
A su salida del Congreso Local, tras solicitar licencia a su cargo, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón fue interceptado por trabajadores de los Cendis, quienes le exigieron el pago de aguinaldos. Dicho escenario se repitió en tres ocasiones durante el día, en diferentes sedes.
Staff
diciembre 21, 2017, 7:52 am

A su salida del Congreso Local, tras solicitar licencia a su cargo, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón fue interceptado por trabajadores de los Cendis, quienes le exigieron el pago de aguinaldos.

Pese a que el mandatario estatal intentó hablar con ellos, estos se negaron y lo increparon a gritos y empujones.

Dicho escenario se repitió en tres ocasiones durante el día, en diferentes sedes.

“Déjenme hablar, quizá ahorita no escucharon allá, escúchenme”, pidió.

Sin embargo, los inconformes refirieron no querer más mentiras y le exigieron una solución.

Ante la negativa, recordó que la responsable del pago es Guadalupe Rodríguez de Anaya, titular de los Centros de Desarrollo Infantil, pero el estado realizaría el pago correspondiente.

“Dile eso a Lupita, que no te diga mentiras”, agregó el Ejecutivo.

Auxiliado por su equipo de seguridad, Rodríguez Calderón se abrió pasó entre la multitud y abandonó el lugar a bordo de su camioneta para continuar con su agenda.

En tanto, instruyó a Manuel González Flores, secretario General de Gobierno, atender a los docentes y ordenó el depósito del adeudo, el cual asciende a los 19 millones de pesos.

No obstante, horas más tarde, fue interceptado una vez más por los presuntos docentes, ahora en la Explanada de los Héroes.

Luego de encabezar un evento público en materia de Salud en un reconocido Hotel sobre la avenida Constitución, éste decidió caminar rumbo a Palacio de Gobierno.

Aunque también hubo algunos detractores, en su recorrido recibió muestras de aprecio de los transeúntes que aprovecharon para tomarse la selfie.

El escenario cambió a su llegada al recinto estatal, pues fue recibido entre gritos y empujones.

Si bien intentó dialogar con ellos una vez más, no fue escuchado y optó por subir a su oficina hasta donde fue seguido por los docentes.

“Yo les ofrezco (pagarles) en el transcurso de la tarde o mañana en la mañana, ya tenemos el dinero, no se asoleen ni nada.

“No es mi culpa amiga”, respondió a una de las maestras.

Vacaciones y servicios médicos son otros de los ofrecimientos.

Un escenario similar se presentó a tempranas horas del día, cuando salió con dirección al Recinto Legislativo.

ATRIBUYE TRIFULCA A TAJADA POLÍTICA

Para el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, la trifulca de la que fue victima por trabajadores de los Cendis es un acto orquestado por Alberto Anaya, dirigente nacional del PRD, quien busca favorecer a Andrés Manuel López Obrador rumbo a Los Pinos.

En esta ocasión, dijo, el estado dejará de darle recursos a los municipios para solventar el pago.

“Están mal enterados, mal informados, yo creo que Beto quiso aprovechar esta salida para generarle una condición política a Andrés Manuel y eso no está bien, yo he tratado muy bien a Beto y Lupita y ellos no han sido recíprocos en ese sentido”, expresó.

“No es mi culpa lo que esta pasando en los Cendis, es culpa de ellos que hicieron mal uso de los recursos, esos salarios están congelados en una cuenta por la PGR.

“Es tiempo que alguien les diga a Beto y a Lupita que ellos resuelvan sus problemas, hoy de nuevo vamos a salvar esto”, puntualizó.

// El Porvenir