La Carpeta:
1 de 10
 
Obvio, cuando una empresa se queda sin ingresos suficientes, tiene que reducir gastos y recortar personal. No le queda de otra. Ninguna puede operar a la larga con pérdidas. ¿Se debe a qué hay menos lectores que antes? ¿A que la gente ya no lee? ¿A qué los millenials son analfabetas? ¿A que vivimos en la época de la posverdad? No.
Eloy Garza
septiembre 3, 2018, 8:50 am

Antaño se decía que los buenos gatos tenían cinco pies y ocho vidas. En realidad la mayoría sólo tienen cuatro pies, y una sola vida que no es renovable. La tradición ha negociado el dichoso dicho, dejándole tres pies y siete vidas a los mininos, pero lo segundo tampoco es cierto, porque tienen una, no siete ni ocho.

Algunos medios masivos han comenzado a podar sus páginas de editorialistas. En días recientes han despedido a muchos, algunos famosos y otros no tanto. Lo malo de esta revocación de servicio es que dejan las explicaciones pertinentes a los afectados y no a la empresa que los liquida. Por eso brotan chismes, cotilleos y suenan sirenas de alarma que le buscan a los gatos cinco pies y ocho vidas.

Se trata, dicen los sembradores de sospechas, de ataques vedados a la libertad de expresión, intento de los medios de culpar a AMLO y miedo a los nuevos tiempos. Más pies y vidas se le añaden a los gatos y más periodistas (incluidos algunos académicos disfrazados de periodistas que ganaban ciento cincuenta mil pesos mensuales por sus colaboraciones luminosas cuando el mercado lo permitía) se quedan sin chamba.

Sucede que los medios masivos perciben menos ingresos ahora que antes. La competencia con las redes sociales y la sindicación de sus notas en Google (o su falta de sindicación en algunos periódicos que cometen el error de cobrarle suscripción digital a sus usuarios por dejarlos entrar) les está pasando factura. Aunque bien visto es lo contrario: se están quedando sin facturar lo suficiente. Bajan los desplegados pagados y los anuncios a toda plana, medias planas o robaplanas.

Obvio, cuando una empresa se queda sin ingresos suficientes, tiene que reducir gastos y recortar personal. No le queda de otra. Ninguna puede operar a la larga con pérdidas. ¿Se debe a qué hay menos lectores que antes? ¿A que la gente ya no lee? ¿A qué los millenials son analfabetas? ¿A que vivimos en la época de la posverdad? No. Se debe a aquello que canta Bob Dylan: The Times They are a-Changin'. Y con los nuevos tiempos cambian los modelos de negocio. Quien no lo entienda se dedicará a buscarle al menos cinco pies y ocho vidas a los gatos. Quien sí lo entienda se enfocará a innovar y a convencerse de que los gatos sólo tienen una vida, no siete ni ocho, como creen los nostálgicos y los fantasiosos.