La Carpeta:
1 de 10
 
Mientras el resto de los contendientes andan buscando la manera de que los volteen a ver y el puntero lucha con sus demonios para controlar su carácter y mantener la distancia de su ventaja (ayer no lo logró y terminó cediendo al hablar de El Bronco también), el recién llegado logró en unas cuantas horas posicionarse ante el electorado.
Francisco Tijerina
abril 12, 2018, 6:36 am

“Quien domina la agenda, domina la campaña.” // Yomero

 

En lo que fue su primer día de campaña, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” pudo revertir el desfase de poco más de una semana con la que arrancaron los contendientes siendo el primero en lograr tener por un día el control absoluto de la agenda.

Mientras el resto de los contendientes andan buscando la manera de que los volteen a ver y el puntero lucha con sus demonios para controlar su carácter y mantener la distancia de su ventaja (ayer no lo logró y terminó cediendo al hablar de El Bronco también), el recién llegado logró en unas cuantas horas posicionarse ante el electorado.

A pesar de las críticas en su contra, debemos entender que para todo efecto práctico los votos que consiga Rodríguez Calderón tendrán el mismo valor que los de López Obrador, Zavala, Meade o Anaya.

Por otra parte, en 80 días pueden pasar muchas cosas y al final las opiniones de partidos, candidatos y autoridades electorales en contra del gobernador con licencia de Nuevo León terminan siendo como los hándicap en contra de los otros aspirantes.

El Bronco ya se las hizo una vez. Hace tres años, al inicio de las campañas, cuestionado por sus firmas de apoyo también, nadie lo tomaba en serio y afirmaban que no tenía ninguna posibilidad; en la elección arrasó.

Al final Jaime termina siendo el ingrediente que hacía falta para ponerle sabor al proceso electoral y de entrada ha demostrado que voluntaria o involuntariamente tiene el potencial de apoderarse de la agenda y obligar a todos, y dije todos, a bailar al son que él les toque.