La Carpeta:
1 de 10
 
Tal vez y seguramente nada tenga qué ver con su actividad editorial, puede ser por cualquier causa, pero el resultado y sobre todo la causa es la misma: una autoridad ausente.
Francisco Tijerina
mayo 25, 2018, 7:22 am

“Los políticos tímidos e interesados se preocupan mucho más de la seguridad de sus puestos que de la seguridad de su país. // Thomas Macaulay

 

No la conocí. Contemporánea, supe de su paso por El Norte y su incorporación a El Financiero, la leí en infinidad de veces y supe apreciar la calidad de su pluma; hoy Alicia Díaz González ya no está más entre nosotros; un rufián le arrancó la vida a golpes en su casa en Monterrey.

Los periodistas abordamos temas que nos aquejan a todos, pero no siempre lo hacemos con el dolor que implica el enfrentar el dolor que implica de manera tan cercana. Reitero, ni siquiera conocí a Alicia, pero su asesinato me llega, me duele, me mueve.

Tal vez y seguramente nada tenga qué ver con su actividad editorial, puede ser por cualquier causa, pero el resultado y sobre todo la causa es la misma: una autoridad ausente.

Me insatisfacen por igual las ligeras explicaciones sobre si el área en donde ocurrieron los hechos son responsabilidad del Estado o el Municipio, a final de cuentas una periodista fue asesinada en su casa a golpes.

Hoy, en este dolor que me embarga, quiero gritarles a los candidatos a la alcaldía de Monterrey exigiendo respuestas y soluciones, no pretextos ni rollos. El crimen de Alicia Díaz se vuelve, en mi caso personal, la gota que derrama el vaso, sin importar sus implicaciones específicas, para exigir con firmeza un ¡ya basta!

Aquí fallan todos, Federación, Estado y Municipios. Aquí, hoy, nadie puede deslindarse de una responsabilidad, porque como el crimen de Alicia, suceden muchísimos a diario y no podemos ya cerrar los ojos, justificar que se trata de “ajustes de cuentas” o decir que “se están matando entre los mismos”. Es la privación de la vida de un ser humano y para evitar eso, precisa y justamente, es que está la autoridad.

Respuestas. Claras y específicas, son las que debemos exigir a los candidatos a los puestos de elección popular, desde los presidenciables, pasando por senadores y diputados federales, llegando a alcaldes y diputados locales, soluciones de verdad, tangibles, medibles, y sobre todo tan evaluables que incluyan medidas a tomar en caso de que no cumplan con esos objetivos.

En los tiempos “rosa” de campañas, de los jingles, los slogans, las promesas y demás, el asesinato a Alicia Díaz viene a sentarnos de golpe en la dura realidad, la verdad de lo que vive el área metropolitana que cada día pierde terreno ante la inseguridad.