La Carpeta:
1 de 10
 
Nuevamente las autoridades estatales se pusieron en alerta, al reportarse que un alumno de un colegio privado de San Pedro Garza García, llevaría a un arma de fuego al centro educativo.
Staff
diciembre 1, 2017, 7:49 am

Nuevamente las autoridades estatales se pusieron en alerta, al reportarse que un alumno de un colegio privado de San Pedro Garza García, llevaría a un arma de fuego al centro educativo.

Los hechos ocasionaron la movilización de unidades de Fuerza Civil y la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes llegaron al lugar para indagar y evitar una posible tragedia.

Mencionaron que el objetivo era evitar que se reportara un caso como el suscitado en el Colegio Americano del Noreste, donde murió un estudiante y una maestra.

Sin embargo, los directivos del colegio mencionaron que ellos ya habían iniciado una investigación y lo manejarían con personal interno de seguridad del colegio.

La movilización policiaca se registró afuera del Colegio Inglés de Monterrey, ubicado en el llamado Eje Metropolitano 6, Zona Lomas de San Agustín, en San Pedro Garza García.

Según los primeros informes, fue en punto de las 9:00 horas de ayer, cuando llegó al C5 el reporte que señalaba que el pasado miércoles, un menor habría amenazado con llevar la pistola.

El estudiante comentó a sus compañeros, que iba utilizar el arma de su padre para dispararles y había escogido el jueves para realizar su hazaña.

Otro de los alumnos fue quien comentó a sus padres la identidad de su compañero y su intención.

Primero se alertó al resto de los padres de familia por medio de las redes sociales, hasta que uno de los padres decidió solicitar la intervención de las autoridades.

Los hechos ocasionaron la movilización de los cuerpos policiacos, quienes se aprestaron hasta el colegio ubicado en el cruce de las avenidas Real San Agustín y Eugenio Garza Lagüera.

Los uniformados dialogaron con la directora, identificada como Alejandra Garza Valero, quien les habría señalado que la situación iba a ser controlada por la seguridad interna de la institución.

Incluso, ellos ya se habían encargado de hablar con los padres del estudiante, quienes serán sometidos a un tratamiento psicológico.

Aunque trascendió que el alumno, solo había hecho la amenaza como broma.

// El Porvenir