La Carpeta:
1 de 10
 
El presidente Enrique Peña Nieto y el presidente electo Andrés Manuel López Obrador acordaron una transición tranquila, en orden, en paz, sin sobresaltos. Los arúspices del desastre se equivocaron de nuevo. Andrés Manuel ha dado certidumbre a los mercados, el peso no ha padecido, tampoco hay incertidumbre en los inversionistas.
Jose Jaime Ruiz
julio 4, 2018, 6:29 am

El presidente Enrique Peña Nieto y el presidente electo Andrés Manuel López Obrador acordaron una transición tranquila, en orden, en paz, sin sobresaltos. Los arúspices del desastre se equivocaron de nuevo. Andrés Manuel ha dado certidumbre a los mercados, el peso no ha padecido, tampoco hay incertidumbre en los inversionistas. A dos días de la elección, México está mejor.

(Reporte de Excélsior: “Los mercados financieros muestran un buen desempeño este martes, en el marco de la reunión entre el virtual ganador de las elecciones, Andrés Manuel López Obrador, y el presidente de México Enrique Peña Nieto.

“De tal forma, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) mostró durante dicho encuentro un incremento de 47 mil 143.05 unidades o 1.04 por ciento, equivalente a 489.55 enteros más respecto a la jornada previa, en la cual perdió 2.12 por ciento.

“Mientras que el mercado mexicano operó contrario a los índices accionarios estadounidenses, que reportaban bajas, de los cuales el Dow Jones perdía 0.59 por ciento, el Standard and Poor´s 500 con 0.47 por ciento y el Nasdaq 0.78 por ciento.

“Por su parte, el tipo de cambo de ventanilla se cotizó en 19.10 pesos a la compra y 19.90 pesos a la venta, con una apreciación respecto al cierre previo de 19.55 pesos a la compra y 20.35 pesos a la venta.”).

En la política interna, dada la apabullante mayoría en el Congreso federal de Juntos Haremos Historia, no se ve que exista problema para la negociación del Presupuesto 2019. De hecho, el equipo económico de transición, Alfonso Romo y Carlos Urzúa, se reunirán con el secretario de Hacienda, José Antonio González, para acordar el diseño del paquete económico. La política interna tiene que ver con la conformación del Congreso y la presidencia de las comisiones. También habrá que resolver el conflicto postelectoral en Puebla.

Hasta ahora ha sido inmejorable el recibimiento internacional a la victoria de Andrés Manuel. Donald Trump envío mensajes amistosos. Ajeno a la diplomacia, Donald Trump se mostró inclusive empático: “Enhorabuena a Andrés Manuel López Obrador por convertirse en el nuevo presidente de México. Tengo muchas ganas de trabajar con él. ¡Hay que hacer muchas cosas que beneficiarán a Estados Unidos y México!”

También: “Lo vi en otra campaña electoral y le dije que algún día sería presidente. Acerté”.

Leímos en SDPnoticias: “Héctor Vasconelos, encargado de Asuntos Internacionales en el equipo de transición del virtual presidente electo, afirmó este martes que fue todo un éxito la llamada del día anterior entre Andrés Manuel López Obrador y el mandatario estadounidense Donald Trump.

“En entrevista con Carlos Loret de Mola para el noticiero matutino Despierta, Vasconcelos apuntó que la conversación ‘estuvo caracterizada por un absoluto respeto mutuo’ e incluso se aventuró a declarar que se cayeron bien ambos personajes. Además, apuntó que durante la llamada ‘se acordó que los respectivos equipos, es decir, el de la Casa Blanca y el equipo de transición de López Obrador, estamos ya trabajando desde el día de hoy en preparar una agenda con vista a objetivos muy claros’’’.

La ingeniería de la transición está en marcha. El 13 de julio Mike Pompeo, secretario de Estado de EU, se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray y el virtual  presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para revisar la agenda bilateral. Peña Nieto también acordó que AMLO lo acompañe en la Cumbre de la Alianza del Pacífico del próximo 24 de julio en Puerto Vallarta, donde participarán Colombia, Perú y Chile y donde también participarán representantes de países del Mercado Común del Sur (Mercosur): Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

En política interna, en política económica y en política internacional la transición va. La transición, hasta ahora, parece de terciopelo.