La Carpeta:
1 de 10
 
Ver a Chema, a Nicho y a Cosme juntos en un video me divierte, pero con Álvaro no dejo de sentir algo de tristeza, porque este sí pudo ser, pero como al del corrido, “le falló la resistencia”.
Francisco Tijerina
diciembre 13, 2017, 6:31 am

“La peor decisión es la indecisión.” // Benjamin Franklin

Ayer un grupo de apóstatas se juntó para, enchalecadamente vestidos de rojo tinto, hacerle un video “de apoyo” a Andrés Manuel, pero el resultado es tan pobre que López Obrador debería reclamarles en lugar de agradecerles.

Y es que el video se asemeja a una tienda de tamales de Juárez, Nuevo León, de esas en las que hay “de chile, de dulce y de manteca”, amén de una nula producción, contenido y  originalidad, total un fiasco.

De todos los renegados que aparecen en el spot me llama mucho la atención Álvaro Suárez, el hasta hace unas horas panista que de pronto y bajo la magia de un rayo misterioso se convirtió al andresmanuelismo.

Suárez es todo un caso porque a pesar de su poca autoconfianza y el evidente desconocimiento del entorno político, en más de una ocasión cimbró hasta sus cimientos al panismo de San Pedro, municipio que desde hace tiempo aspira a gobernar.

¿Qué le falló a Álvaro? ¡Muchas cosas!

En principio esa ocurrencia de promocionarse con la imagen de un luchador con un nombre que nadie entendía si se trataba de una película super pornográfica (mira que ponerle 5 X) o de un sombrero vaquero Stetson de los realmente caros, que también se miden por el número de X.

Y a pesar de todo algunas corazonadas, declaraciones y acciones tuvieron eco y penetraron en las filas blanquiazules y lo apreciaron como una verdadera opción, pero el problema real de fondo del ahora “moreno” por obra y gracia vaya usted a saber de qué, pero seguramente de su ambición personal de ser candidato, han sido su incapacidad para escuchar y atender consejos y dejarse ayudar.

Porque así como tuvo aciertos, también cometió muchos errores producto del afán protagónico y el deseo de dejarse ver.

Suárez ha sido un buen intento que se perderá por la decisión de cambiar de colores y de ideario y terminará como alma en pena, cambiando de nuevo de partidos en próximas elecciones. ¿No me cree? Tome el ejemplo reciente de alguien con mucho más dinero: Armando Guadiana, el candidato de Morena en Coahuila, que no juntó nada de votos, y todo por cometer precisamente los mismos errores.

Ver a Chema, a Nicho y a Cosme juntos en un video me divierte, pero con Álvaro no dejo de sentir algo de tristeza, porque este sí pudo ser, pero como al del corrido, “le falló la resistencia”.