La Carpeta:
1 de 10
 
Dos fenómenos mediáticos recientes vinieron a transformar el concepto que en este lado del planeta teníamos de la muerte.
FELIX CORTES CAMARILLO
noviembre 2, 2018, 9:55 am

Dos fenómenos mediáticos recientes vinieron a transformar el concepto que en este lado del planeta teníamos de la muerte.

Curiosamente, ambos son norteamericanos, en cuya tradición del espectáculo nos quedaron a deber desde aquel triste estereotipo múltiple que hicieron los sabios de Disney en Los tres caballeros con Donald Duck, Pancho Pistolas y Pepe Carioca.

Muchos años después, la versión Spectre, de la serie del agente 007, tuvo una secuencia maravillosa de siete minutos para introducir la historia del súper agente británico autorizado para matar, en medio de un supuesto desfile de Día de Muertos, que nunca había existido antes y ahora se institucionalizó, por el centro de la Ciudad de México.

Un par de años después, la rama Pixar de los estudios Disney produjo una maravillosa película llamada Coco, que logró traducir a los gringos norteamericanos y a los gringos de otros países la misteriosa tradición del culto mexicano por la muerte.

Un culto que no es exclusivo. La gráfica alemana y de otros sitios de Europa Central abundan en las alegorías mortuorias.

No obstante, los desfiles de catrinas vienen a revitalizar una tradición cultural que se nos olvida.