La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
junio 7, 2018, 10:25 am

Un velador de un colegio particular del municipio de Apodaca, terminó con lesiones graves, luego de ser baleado por dos sujetos, que intentaban asaltarlo.

Al resistirse al atraco, el afectado recibió tres impactos de un arma al parecer calibre nueve milímetros, quedándose tirado sobre la banqueta.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que los hechos se registraron en los primeros minutos de este miércoles, en las calles Álamo y Eucalipto en la colonia Bosque Real, tercer sector.

El lesionado fue identificado como Juan Benito González, de 65 años, quien tiene su domicilio en Apodaca.

El afectado dijo que trabaja en un colegio particular, donde se encarga de cuidar en el turno nocturno.

Explicó que cuando caminaba por la calle Almo, fue abordado por dos sujetos, quienes viajaban en un automóvil Nissan, sin placas de circulación.

En ese momento, fue sorprendido por los sujetos, uno de ellos, quien vestía una playera en color blanco y gorra negra, el cual le exigió todas sus pertenencias.

El velador dijo que al verse afectado, decidió resistirse enfrentando a los sospechosos.

Pero desafortunadamente, uno de los delincuentes disparó en varias ocasiones.

Tras la agresión, los responsables huyeron en un vehículo, mientras el lesionado quedó recostado sobre un bote de basura en la banqueta.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, entre ellos paramédicos de Cruz Roja quienes lograron estabilizarlo.

Los brigadistas mencionaron que esta persona presentaba por lo menos tres heridas de arma de fuego.

Luego de ser estabilizado, el velador fue llevado de urgencia al Hospital de Zona, donde su estado de salud es reportado como delicado.

En la zona se hicieron presentes personal de la Policía Militar, Fuerza Civil y la policía municipal de Apodaca.

Los uniformados realizaron un recorrido por la zona, pero hasta el momento no fue posible dar con los agresores.

En el sitio, se localizaron tres casquillos percutidos calibre nueve milímetros, mientras la zona fue resguardada por la Policía Militar.

Mientras que personal de Servicios Periciales, levantaron las evidencias correspondientes, para poder deslindar responsabilidades.

// El Porvenir