La Carpeta:
1 de 10
 
Dos pistoleros que viajaban en una motocicleta, atacaron a balazos la fachada de un negocio ubicado en la colonia San Bernabé, donde la semana pasada fue secuestrado su propietario.
Staff
octubre 3, 2018, 9:01 am

Dos pistoleros que viajaban en una motocicleta, atacaron a balazos la fachada de un negocio ubicado en la colonia San Bernabé, donde la semana pasada fue secuestrado su propietario.

Las autoridades indicaron que posiblemente, el ataque fue en represalia por haberlos denunciado ante las autoridades, quienes rescataron a la víctima, sin que tuvieran que pagar un rescate.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que los hechos se reportaron en los primeros minutos de este martes, en la zona norte de la ciudad.

El negocio de abarrotes se localiza en las calles Guitarra y Figle, en la Colonia Fomerrey 112 San Bernabé, en el norponiente de Monterrey.

Las autoridades reportaron que se había registrado una balacera en el mencionado negocio, donde había varias personas heridas por arma de fuego.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, quienes se abocaron al lugar.

Sin embargo, al llegar se percataron que solo era un ataque al negocio de abarrotes.

Testigos de los hechos mencionaron que fueron dos hombres que viajaban en una motocicleta, quienes dispararon en dos ocasiones contra la fachada de la carnicería.

Los pistoleros retaron a las autoridades estatales, pues el lugar se localiza a solo dos cuadras de la zona norte de Seguridad Pública del Estado.

Hace apenas dos semanas, el dueño del local, fue privado de la libertad por cuatros sujetos, quienes llegaron en un vehículo.

Los delincuentes sacaron al afectado a golpes y lo subieron a la cajuela del vehículo, donde se lo llevaron secuestrado y pidieron un rescate de un millón de pesos.

Los hechos ocasionaron una intensa movilización de agentes del Grupo Antisecuestros, de la AEI, quienes rescataron al comerciante con vida y sin pagar un solo centavo.

Por lo cual, los pistoleros decidieron vengarse de la familia, por denunciar el caso a las autoridades.

En el lugar quedaron tirados dos casquillos calibre 9 milímetros que fueron recolectados por peritos del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales de la Fiscalía estatal.

// El Porvenir