La Carpeta:
1 de 10
 
Me extraña ver en la reunión en la que el dirigente municipal panista dio a conocer su gran descubrimiento a panistas como Armando Amaral o Elizabeth Rosas, a quienes conozco y aprecio, pero que jamás pensé formaran parte del club blanquiazul que para manejar el partido “perdiendo sale ganando”.
Francisco Tijerina
abril 9, 2018, 6:30 am

 

“Ya que empiezan los pretextos…” // Yomero

Dicen que “cuando se acabaron los gansitos inventaron las barritas”.

Lo que intentó ser una “valiente denuncia” del dirigente panista en Monterrey Jesús Policarpo Flores Peña, advirtiendo que hay muchos panistas que no lo son y están operando para otros candidatos, en realidad es un “curarse en salud” de cara a lo que ocurrirá en las elecciones del próximo mes de julio.

Dice “el dulce Poli” que de los 2 mil 700 afiliados al PAN en tierras regias, en realidad no se completan ni siquiera mil 500 y los demás navegan, andan de doble espías o de plano trabajan para personajes que han dejado el partido albiazul.

Y envalentonado sentencia: “¡Vamos a hacer una depuración!”

Pero -es que siempre hay un pero- el líder no electo, porque llegó de relevista a la salida de Miguel Ángel García a quien se dedicó a hacerle la vida de cuadritos, aclara que la depuración la realizarán una vez que concluya el proceso electoral.

¿O sea que permitirá que el enemigo duerma en la misma cama? ¡No entiendo!

No me queda más que pensar que Policarpo, derrotado ya antes de iniciar la contienda al saber que su candidato a la alcaldía Felipe de Jesús Cantú no tiene mayores posibilidades, empieza desde ahora a preparar el terreno para justificar su falta de resultados.

¿Cómo declararte perdido a casi un mes de que inicie la batalla?

Me extraña ver en la reunión en la que el dirigente municipal panista dio a conocer su gran descubrimiento a panistas como Armando Amaral o Elizabeth Rosas, a quienes conozco y aprecio, pero que jamás pensé formaran parte del club blanquiazul que para manejar el partido “perdiendo sale ganando”.

Antes de perder estrepitosamente la contienda interna del PAN para elegir a su abanderado a la gubernatura en la elección anterior hubo quien se lo advirtió a Margarita Arellanes, en ese momento reina de todas las encuestas y proyectada como la casi ganadora de la elección constitucional: “Hay infieles en tu círculo cercano que están viendo por sus intereses y te van a traicionar”.

Hoy Arellanes y dos de sus principales asesores de campaña ya no están en el PAN, pero mientras la exalcaldesa está extraviada en el ostracismo, los otros siguen activos, unos cobrando y otros buscando la manera de cobrar. En esta traición hubo varias damnificadas a las que les dolió más que el hecho mismo, el que su amiga les hubiese dado la espalda y todo para que al final se quedasen sin nada.

El famoso “Poli” quiere perder por “forfeit” y desde ahora prepara su pretexto. Barritas, que no hay gansitos.