La Carpeta:
1 de 10
 
Aquí ni ahora, no. Scherer hubiera condenado a los empleados de Ealy Ortiz. ¿Autorizó Juan Francisco la nota del hijo menor de AMLO y de Beatriz? Si fue así, mal, muy mal. Beatriz nunca exhibe a su hijo como las familias tradicionales de políticos. Su resguardo, su intimidad, soy suyos.
Jose Jaime Ruiz
octubre 15, 2018, 6:06 am

Beatriz Gutiérrez Müller, Julio Scherer, Juan Francisco Ealy Ortiz. ¿Qué periodismo?

Intimidad, privacidad, derecho sobre todo a la privacidad. Si los hijos mayores de Andrés Manuel López Obrador tienen una función pública en razón de Morena, hay que examinarlos. Su hijo menor no tiene por qué ser ni sujeto ni objeto de observación, de escaparate mediático. Tiene toda la razón Beatriz: nunca con los niños.

Reviso el periodismo de Julio Scherer: (Estos años, Editorial Océano):

“Apenas hay refugio en las alturas”.

“El periodista observa la vida privada de los hombres públicos y se entromete en su trabajo, asiste como puede a las reuniones a puerta cerrada y se hace de documentos reservados: el periodista escucha lo que no debe escuchar y mira lo que no debe mirar en la búsqueda afanosa de los datos y signos que informen a la sociedad de lo que ocurre en las esferas del poder.

“A los políticos les hiere esta realidad, pero la asumen. Destapados, lanzados a la lucha abierta, se exhiben a los ojos de todos, muestran la vida de sus hijos en la escuela y en la universidad, la vida de su esposa en el hogar y fuera del hogar, hablan del futuro de la familia y detallan los sueños comunes. Tienen conciencia del valor de la intimidad y saben que no habría periodista en su sano juicio que se atreviera a tocar este santuario. Como secretario de Gobernación, Luis Echeverría fue solitario y sombrío. Respiraba en un ataúd. La primera mañana como ex secretario, listo para la campaña por la presidencia, a través de la televisión el país lo vio desayunar y reír con la familia entera.

“Me parece que hay alevosía en el periodismo que fotografió desnudas a Jacqueline Kennedy y a la princesa Diana, pero éste también es nuestro oficio. Hombres y mujeres con ascendencia en su tiempo, atraídas multitudes por su personalidad deslumbrante, son dueños de una influencia decisiva sobre millones de personas y han de atenerse a reglas tácitas o a vivir expuestos a violentas contrariedades. Si una mujer como Jacqueline, que dictó la moda a la elite de la mitad del mundo, quiere broncearse en el jardín de su casa, que se tienda en bikini o se atenga al riesgo de la fotografía a gran distancia. Un político no tiene vida privada, una estrella del espectáculo, tampoco.”

“Periodistas proclives a la adulación y funcionarios sensibles al elogio caminan por la vida con la naturalidad de las parejas bien avenidas”.

Aquí ni ahora, no. Scherer hubiera condenado a los empleados de Ealy Ortiz. ¿Autorizó Juan Francisco la nota del hijo menor de AMLO y de Beatriz? Si fue así, mal, muy mal. Beatriz nunca exhibe a su hijo como las familias tradicionales de políticos. Su resguardo, su intimidad, soy suyos. Que la alevosía en contra de los menores se acabe. Nuestro oficio periodístico, deontológico, no es ese. Nunca contaminen el santuario familiar de los menores.