La Carpeta:
1 de 10
 
Por ello, Alberto Aziz Nassif remachó: “AMLO fue con una estrategia para ganar a los votantes que no están con él. Sin engaños, sin trucos, presentó sus cartas para contrarrestar la avalancha de guerra sucia”.
Staff
junio 16, 2012, 11:25 am

Gerardo Unzueta

Periodista
EL UNIVERSAL

Puede ser por falta de oficio o por el propósito de soslayar el sentido de las intervenciones conclusivas del debate, pero nuestros compañeros comunicadores pasaron por alto el sentido principal de las intervenciones finales de Andrés Manuel López Obrador, en las que estableció claramente la diferencia entre las tres concepciones con las que los candidatos arriban a la decisión electoral del primero de julio. Al reseñar el evento, crónicas prefirieron irse con los alardes mentirosos de Josefina o con los simplismos elusivos de Peña.

Yo, por mi parte, prefiero dedicar esta entrega a lo que constituye la línea de López Obrador: la transformación fundamental del país. Y si lo encabezo dirigiéndome al candidato con una exhortación hecha de manera popular, con el mexicanismo “apúrate” en lugar del castellanísimo “apresúrate”, es para situarlo en la decisión de llevar hasta el fin su propuesta en las condiciones de hoy, manteniendo su cercanía fraternal con el pueblo, al que ha saludado de mano en miles de encuentros municipales, estatales, nacionales. Andrés Manuel, en sus conclusiones, hizo un ensayo dirigido a los electores en el que brillaron las cuestiones de la democracia participativa, de las decisiones surgidas de la población y aplicadas por el equipo gobernante, de una vida honesta y sencilla, sin lujos ni gastos suntuosos, de la formulación de un trato culto entre el pueblo aun en la pobreza y el gobierno todavía dispendioso: “no puede haber un gobierno rico con un pueblo pobre”. (Aquí valdría referirse a la intromisión de Felipe “el abandonado”, que intentó cuadrar las cifras de Josefina y refutar al candidato de la izquierda sobre los enormes sueldos de la burocracia de cúpula. Felipe no acertó en nada: bastaría ver el último Presupuesto de Egresos para encontrar que el primer sueldo inferior al medio millón aparece tras recorrer 54 páginas de fastuosos salarios. ¡Y eso que no se tocan los gastos de los gobiernos de los estados!)

Pero valdría más seguir el rumbo de las conclusiones de AMLO. Al hacerlo topamos con un elemento de la mayor importancia: sí, hay que diferenciar las propuestas propias que constituyen el esquema de gobierno que ofrece la candidatura, para que “el asesor que aconseja”, deje de serlo y convierta ese gobierno en su instrumento transformador.

Y ¿cómo hacerlo? Ya están allí las propuestas; ahora hace falta el equipo apropiado para ponerlas en práctica, un equipo que genere confianza, de hombres con trayectoria de honestidad y capacidad. AMLO presentó su propuesta. “Inútil decirles lo importantes que son los gabinetes, nomás recuerden el de Calderón y sus metidas de pata”, arguye Guadalupe Loaeza. Y eso así fue entendido desde Guadalajara hasta el Zócalo de la ciudad de México: “Cada nombre del gabinete que propone López Obrador fue coreado y aplaudido... (La Jornada, 11/06/012). “Ningún candidato, ni siquiera en los países de democracia más avanzada que la nuestra, ha hecho lo mismo”, escribió Rodríguez Araujo (La Jornada, 13/06/012)... votando por AMLO estaremos votando por un equipo.

Ése fue uno de los elementos que conformaban el cuadro de las conclusiones del candidato. Él ya había formulado muchas veces el contenido de su concepción, mas debía establecerlo en el propio debate.

“El 1 de julio el país debe decidir entre dos caminos: más de lo mismo o un cambio verdadero... dos opciones, dos alternativas; más de lo mismo es lo que ya sabemos, es lo que se padece: más corrupción, desempleo, injusticia, más pobreza e inseguridad. Afortunadamente hay otro camino, el que representamos muchos... El cambio verdadero es terminar con la corrupción, tengo autoridad moral para hacerlo, no me va a temblar la mano, vamos a sacar adelante al país. Habrá trabajo porque echaremos a andar la economía...

Y terminó: “Hago un llamado a todos los mexicanos, a los pobres, a las clases medias, a los empresarios, para unirnos... Este llamado es también para los priístas y panistas de base”.

Por ello, Alberto Aziz Nassif remachó: “AMLO fue con una estrategia para ganar a los votantes que no están con él. Sin engaños, sin trucos, presentó sus cartas para contrarrestar la avalancha de guerra sucia”.