La Carpeta:
1 de 10
 
Con la ampliación de los penales del Cadereyta y Apodaca, el Gobierno del Estado buscará cerrar el penal del Topo Chico. Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, informó que se contempla la construcción de 350 celdas en el Penal de Apodaca y 350 más en el de Cadereyta.
Staff
noviembre 6, 2018, 9:02 am

Con la ampliación de los penales del Cadereyta y Apodaca, el Gobierno del Estado buscará cerrar el penal del Topo Chico.

Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, informó que de acuerdo con lo ya pactado y programado se contempla la construcción de 350 celdas en el Penal de Apodaca y 350 más en el de Cadereyta.

Con esas celdas, en las que se invertirán mil 900 millones de pesos se espera tener listo todo en el 2020.

Añadió que con esas 700 nuevas celdas se podrá reacomodar a los reos e insistió en que la construcción de éstas era más viable que la construcción de un nuevo centro penitenciario que era sumamente costosa.

“Se están construyendo en este momento las 350 celdas del penal de Apodaca y el planteamiento al señor Presidente electo, su respuesta fue del apoyo para las siguientes 350 celdas en Cadereyta; esto nos permite reubicar a los reclusos allá del 2020 cuando estén terminadas -ya más adelante- del Topo Chico que es un lugar viejo, es un penal que ya tiene más de 80 años y no es funcional”.

“El penal que se anunció en la administración pasada era muy costoso. Entonces, buscamos soluciones prácticas, concretas que pudiesen dar respuesta a la sobrepoblación”.

“Con eso pensamos nosotros liberar y cerrar totalmente el penal del Topo Chico, un penal que tiene 80 años sirviendo, que dejó de ser eficaz, que dejó de ser el lugar donde podamos lograr la reinserción de los reos recluidos en ese lugar”, señaló.

González dijo que además de las obras, se trabaja en la integración de programas que permitan la correcta reinserción de los internos a la sociedad y la profesionalización y certificación de los servicios que brindan los penales de la entidad.

“La inteligencia penitenciaria y la inclusión de los proyectos de Compstat, también dentro del sistema penitenciario; el apoyo de la embajada norteamericana en el proyecto Mérida para los penales, la certificación de los penales y por supuesto la profesionalización de los siete servicios que se prestan en los penales”, destacó.

“Éstas 700 celdas van a permitir, con esta inversión de alrededor de mil 900 millones de pesos, de los cuales 900 millones son de ahorros del Gobierno estatal, permitirán el reacomodo de todas las personas recluidas en los tres penales”.

“Buscamos soluciones prácticas, concretas, que pudiesen dar respuesta a la sobrepoblación y a la ineficacia en la profesionalización de los servicios penitenciarios”, expresó. Dijo que la inteligencia penitenciaria será la clave para mejorar las condiciones al interior de los penales.

Esto permitirá reacomodar a todas las personas recluidas en los tres penales, afirmó, y establecer una “inteligencia penitenciaria”.

// El Porvenir