La Carpeta:
1 de 10
 
Se impone un acuerdo como aquellos que teníamos en mis tiempos de niño: “Un, dos tres, chicas el que se raje”.
Francisco Tijerina
diciembre 3, 2018, 6:57 am

“La gente te pide críticas, pero en realidad sólo quiere halagos.” // William Somerset Maugham

Tras el vibrante y eufórico fin de semana en el que buena parte de los mexicanos se polarizaron, unos a favor y otros en contra del nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, es necesario volver a la realidad y recordar que aquí en Monterrey, por cortesía de nuestras nada eficientes autoridades electorales, tenemos una elección de alcalde en puerta y casi lista para resolver.

Si como es costumbre no vuelven a cambiar por enésima ocasión de parecer, contenderán los mismos partidos con los mismos candidatos, bueno, con algunos movimientos tácticos de última hora, pero siendo serios y centrándonos en lo realmente importante, de nuevo se verán las caras Adrián y Felipe, Felipe y Adrián.

Ambos conocidos de los regios, ¿podrán ser capaces de aprovechar esta oportunidad para presentar una novedad en su manera de proponer su plan de gobierno o insistirán en sus formas bastante ortodoxas de hacer política? ¿Dejarán de hablar de los “qués” para pasar a los “cómos”? ¿Habrán entendido el mensaje de la ciudadanía en las últimas dos elecciones y, lo que es más importante, habrán comprendido el por qué en los comicios de julio el resultado fue tan cerrado que no hubo diferencia entre uno y otro?

Falta menos para que lo sepamos. En tanto, la duda más grande es si en esta ocasión se resistirán todos a la tentación de volver a judicializarlo todo, de presentar demandas y contrademandas, quejas y recontraquejas, recursos y recontrarecursos, porque sería un volver a empezar de nuevo y esto se convertiría en el cuento de nunca acabar.

Se impone un acuerdo como aquellos que teníamos en mis tiempos de niño: “Un, dos tres, chicas el que se raje”.