La Carpeta:
1 de 10
 
Andrés Manuel López Obrador dijo en Pánuco, Veracruz, que no permitirá que se extraiga agua de su río para enviarla a Nuevo León, lo cual allá suena muy bien, pero ¿cómo lo tomarán en Nuevo León?
Francisco Tijerina
mayo 13, 2018, 8:49 pm

 

“El prometer no empobrece…” Refrán popular

 

Estamos conscientes de que la cobija es la misma y tiene un solo tamaño, de tal manera que si le estiras de un lado le descobijas del otro.

Sería ideal antes que los inútiles debates y la parafernalia de la inmediatez en las redes sociales, que en determinados casos los candidatos pudiesen hacer campaña en dos sitios al mismo tiempo cuando tocan temas que afectan la vida de las personas.

Ayer Andrés Manuel López Obrador dijo en Pánuco, Veracruz, que no permitirá que se extraiga agua de su río para enviarla a Nuevo León, lo cual allá suena muy bien, pero ¿cómo lo tomarán en Nuevo León?

De acuerdo, protege los intereses de los veracruzanos, pero, ¿dónde está la propuesta para resolver el futuro inmediato del área metropolitana de Monterrey y su creciente necesidad de contar con el vital líquido?

El argumento de que todo era un negocio para beneficiar intereses privados suena bien, pero reitero, insisto, subrayo y remacho, ¿y de dónde va a salir el agua para los más de 5 millones de habitantes con los que ya cuenta Monterrey y su zona conurbada?

No hablamos de un aeropuerto, sino de un elemento indispensable para la vida. Negocio o no, es obligación de quien ocupe la Primera Magistratura del País el apoyar a los nuevoleoneses en este tema… no es el Metro, no son obras, no son participaciones, es el agua y con ella no podemos jugar.

Sí, está muy bien que “El Peje” se oponga e impida la corrupción, pero estaría mejor que nos vaya explicando en estos temas de su cruzada por la moral, la ética y las buenas prácticas, como resuelve algo tan básico para los regiomontanos.

Sería altamente recomendable tener estos diálogos de manera virtual, con participación directa de representantes de ambos estados involucrados y el candidato o candidata que aborde el tema, para que las dos partes se expresen y el delicado asunto no termine siendo un tema de endulzar oídos de manera irresponsable.

Cuando venga a Monterrey, que seguro volverá, a ver si alguien le pregunta para que nos explique cuál es su brillante solución.