La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
junio 7, 2018, 10:54 am

Por el bien de la salud de los regiomontanos, en la entidad surge la Asociación Mexicana de Diabetes en Nuevo León, que es una organización civil sin fines de lucro que funda María Levy de Alba, hoy dirigida por Alejandra Clariond Rangel, quien se empeña en concientizar a la población sobre este mal clínico.

Dicha asociación fue fundada por María Levy de Alba en 1979, con el objeto de ayudar a personas que viven con Diabetes Mellitus y a sus familiares.

Aquí se contribuye al cuidado de la salud de las personas en situación de vulnerabilidad que viven con diabetes, brindándoles atención, servicios, información, orientación y educación. Así mismo, facilita la actualización y capacitación del profesional de la salud.

Y es que esta fue la primera organización constituida en el país para este propósito y está afiliada a la Federación Mexicana de Diabetes.

“Deseamos poder contribuir al cuidado de la salud de las personas que padecen Diabetes con escasos recursos, a sus familiares y al público en general, brindando atención, información, orientación y educación, así como facilitar la actualización y capacitación del profesional de la salud”.

“Además de ser una institución líder en México en la atención integral del paciente y su familia que se encuentra en riesgo o ya vive con Diabetes”.

Aquí se desea poder ayudar a personas que viven con Diabetes y sus familiares a alcanzar una calidad de vida, buscando supervisión médica adecuada, educando clínicamente a los interesados, difusión de los adelantos a nivel mundial que se refieren a nuevos tratamientos y medicinas para controlar la Diabetes.

“Los pacientes y sus familias son el elemento más importante de nuestro trabajo. Debemos asegurarnos que cuenten con suficiente información para acceder a una atención médica en Diabetes”.

“Debemos contar con recursos físicos, humanos y técnicos que promuevan que cualquier persona, sin importar su origen social, cultural o económico acceda a nuestros servicios”.

Dicho ello dijo que todos sus servicios deben ser respetuosos de las capacidades y habilidades de los pacientes, además de adecuados cultural, social y económicamente.

“Nuestro trabajo debe colocarse por encima de las expectativas de los diferentes actores sociales con los que se vincula la Asociación”.

Hoy en día este mal como la diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el cuerpo humano usa la glucosa, forma principal de azúcar en la sangre. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos y es la mayor fuente de energía necesaria para desarrollar las funciones del cuerpo humano.

Y después de que usted consume una comida, su organismo desmenuza los alimentos y los transforma en glucosa y otros nutrientes que son absorbidos en el flujo sanguíneo desde el tracto gastrointestinal. El nivel de glucosa en la sangre sube después de una comida y pone en funcionamiento al páncreas que genera la hormona insulina y la libera en el flujo sanguíneo. Pero en las personas con diabetes, el cuerpo está impedido de producir o reaccionar a la insulina adecuadamente.

Médicamente la insulina trabaja como una llave que abre las puertas de las células y permite el ingreso de la glucosa. Sin la insulina, la glucosa no puede llegar hasta las células (las puertas permanecen "cerradas" y no hay una llave para abrirlas) de manera que se queda en el flujo sanguíneo. Como resultado, el nivel de azúcar en la sangre alcanza niveles más altos que lo normal. Los niveles elevados de azúcar representan un problema porque pueden provocar varias complicaciones de salud.

“Existen dos tipos de diabetes, ambos, el tipo 1 y el tipo 2 de diabetes, hacen que los niveles de azúcar sean más elevados de lo normal.

Sin embargo, ambos pueden provocar ese efecto de distintas maneras”.

“La diabetes tipo 1 es un padecimiento en el que el páncreas no produce insulina, esto es ocasionado porque el sistema inmune desconoce a las células beta (productoras de insulina), atacándolas y matándolas permanentemente”.

Además se le conoce también como Diabetes Juvenil donde la diabetes tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad, aunque con mayor frecuencia es diagnosticada desde la infancia y hasta entrados los treinta años de edad. El grupo de población más afectado e los últimos años han sido niños de cero a cinco años de edad.

La gente con diabetes tipo 1 debe inyectarse insulina varias veces al día para sobrevivir. No hacerlo puede ser fatal.

Entre los síntomas están: Sed excesiva. Orinar con mucha frecuencia. Cansancio permanente. Glucosa en la orina. Cambios en la vista (vista borrosa). Apetito excesivo. Pérdida de peso. Olor afrutado o dulce en el aliento. Respiración pesada. Estupor y/o pérdida del conocimiento.

“Si sospechas que tú o alguien tiene diabetes, llama inmediatamente a un doctor, y toma muchos líquidos sin azúcar para prevenir la deshidratación”.

“Para los maestros en las escuelas: si un alumno se levanta frecuentemente al baño y le cuesta trabajo terminar sus trabajos en clase, por favor pidan a los padres realizar un análisis de niveles de glucosa en sangre para descartar la posibilidad de presencia de un cuadro de Diabetes”.

“Hay una etapa donde se llama “Luna de Miel”, que es cuando una persona que tiene diabetes tipo 1, las células beta – productoras de insulina – son destruidas por el sistema autoinmune. Sin embargo, algún tiempo reciente después del diagnóstico, algunos pacientes experimentan la fase llamada “Luna de Miel” en la que algunas de las células beta todavía funcionan”.

“Ello quiere decir que por algunas semanas o meses, sus niveles de glucosa en sangre son relativamente más fáciles de controlar, y requieren de poca insulina para alcanzar niveles adecuados, dado que todavía existe cierta producción propia del cuerpo”.

Así es que hay un buen número de proyectos de investigación llevándose a cabo con la esperanza de mantener la funcionalidad de esas células beta presentes en la “Luna de Miel” de las personas recién diagnosticadas con diabetes tipo 1.

En la situación de hereditaria la Diabetes tipo I, el noventa por ciento de los niños que desarrollan diabetes tipo 1 no tienen ningún familiar con el padecimiento. Gracias a estudios en las familias, los investigadores pueden identificar al momento de nacer si un bebé es portador de algunos genes que indiquen un mayor riesgo de padecer de esta enfermedad.

Algunos genes llamados HLA son asociados con el riesgo de padecer Diabetes. Si un niño nace con esos marcadores, su riesgo de presentar diabetes tipo 1 es muy similar al de una persona con un familiar directo (hermana o padres) con diabetes tipo 1, ello a pesar de que no hubiera ningún familiar cercano con el padecimiento.

La de Tipo 2 (antiguamente denominada diabetes no dependiente de insulina) es diferente a la tipo I es cuando el cuerpo de una persona con diabetes tipo 2 aún produce insulina, pero el organismo no responde a la insulina normalmente.

// El Porvenir