La Carpeta:
1 de 10
 
Después de un juicio que se extendió por más de siete años, el ex portero del equipo de Futbol Soccer, Rayados del Monterrey, Omar “El Gato” Ortiz, fue sentenciado a pasar 75 años de prisión // Contempla Tigres a Enner Valencia para Clausura 2019 // "Tata" Martino debe ser evaluado por todo su proceso...
Staff
enero 9, 2019, 7:28 am

Después de un juicio que se extendió por más de siete años, el ex portero del equipo de Futbol Soccer, Rayados del Monterrey, Omar “El Gato” Ortiz, fue sentenciado a pasar 75 años de prisión.

El deportista profesional fue condenado por su participación en tres privaciones ilegales de la libertad, entre ellos al esposo de la cantante de Música Pop, Gloria Trevi.

Fue un juez de Monterrey, quien realizó  una diligencia en el Cereso de Cadereyta, para resolver la situación legal del portero de la Pandilla.

Los cinco implicados fueron notificados sobre la sentencia por el secuestro del empresario, una mujer y su hija menor de edad, en hechos ocurridos en Monterrey y San Nicolás.

Omar Ortiz recibió una sentencia de 75 años de prisión,  pero solo cumplirá con 60 años de reclusión, debido a que es la pena máxima establecida en el estado de Nuevo León.

Otro de los sentenciados fue identificado como Luis Alberto Tamez Hernández, quien fue condenado a 75 años de cárcel.

Mientras que el tercer implicado de nombre César Acosta Canchola, se le condenó a pasar 50 años de cárcel.

El Juez mencionó que al resto de los secuestradores solo se les condenó a pasar 50 años de prisión.

Los sentenciados fueron identificados como, Héctor Eduardo Treviño Urbano y Jorge Aníbal Treviño Hernández.

El ex portero ha estado recluido desde el pasado 7 de enero del 2012, cuando la Procuraduría de Justicia del Estado,  sorprendió con la noticia de que el deportista, que acababa de jugar con el primer equipo de los Rayados del Monterrey, estaba implicado en el secuestro del esposo de Gloria Trevi.

Al momento de su aprehensión, “El Gato Ortiz” cumplía una suspensión de dos años por haber arrojado positivo en un control antidopaje en 2010.

Desde un principio, el ex portero negó su participación en los hechos, pero sus cómplices en sus declaraciones,  lo  ubicaron como la persona que ganchaba a las víctimas.

Por cada secuestro, el deportista obtuvo varios millones de pesos, que no fueron informados por las autoridades.

Durante los siete años de proceso que estuvo recluido en el Cereso de Cadereyta,  en dos ocasiones el acusado sufrió atentados.

Entre ellos un intento de homicidio durante un motín realizado por reos del mencionado centro penitenciario.

Luego de ser notificado sobre la sentencia, la defensa del deportista mencionó  que van apelar ante un tribunal la sentencia del juez local, para buscar liberar a su cliente o reducir la condena corporal.

Contempla Tigres a Enner Valencia para Clausura 2019