La Carpeta:
1 de 10
 
El Colectivo Ciudadano en Defensa de La Pastora señaló que la batalla en contra del estadio de Futbol Monterrey no ha concluido, pues esperan que en un lapso de entre 5 ó 6 meses puedan recibir el fallo a favor para detener la obra y que la empresa Femsa reponga el daño ecológico.
Staff
junio 19, 2012, 5:53 am

El Colectivo Ciudadano en Defensa de La Pastora señaló que la batalla en contra del estadio de Futbol Monterrey no ha concluido, pues esperan que en un lapso de entre 5 ó 6 meses puedan recibir el fallo a favor para detener la obra y que la empresa Femsa reponga el daño ecológico.

En rueda de prensa, los integrantes del comité, Ximena Peredo, Ángel Tobalín y Claudio Tapia, señalaron que hay un proceso ante la autoridad judicial para que se envíen peritos a la zona de los trabajos y revisen tres áreas: agua, suelo y tierra; y geografía.

Claudio Tapia señala que si los peritos encuentran negligencia, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tendrá que revisar la obra y cancelarla, o bien, en caso de que los peritos no encuentren irregularidades se tramitará un amparo.

Aún y cuando el primer proceso pudiera tardar entre 5 y 6 meses, Tapia señala que no será sino hasta casi un año cuando la obra de la construcción del estadio pueda detenerse.

Una vez que esto ocurra, explicó, Femsa estaría obligada a reparar el daño ecológico en el sitio de los trabajos.

Los ecologistas señalan tener confianza en que las instituciones les den la razón, luego de que afirman que tanto las delegaciones de Semarnat como de Profepa “vendieron” el proyecto u omitieron responsabilidades, abriendo la puerta al mismo.

Un activo para tener dicha confianza es que hay al menos 14 puntos dentro del proceso legal donde se muestra el impacto ambiental superior al señalado por la empresa Femsa.

Los ecologistas destacan que la empresa replanteará en breve el espacio necesario para el proyecto, luego de que requerirá desmontar una zona más amplia para proceder a ciertas obras de movilidad y drenaje dentro del inmueble.

// El Porvenir