La Carpeta:
1 de 10
 
A partir del 1 de enero de 2019 se creará una nueva Zona Económica Salarial para los municipios ubicados en los 25 kilómetros inmediatos a la frontera norte.
Staff
diciembre 17, 2018, 1:00 pm

A partir del 1 de enero de 2019 el salario mínimo general alcanzará la línea de bienestar personal, permitiendo a trabajadores satisfacer sus necesidades básicas alimentarias y no alimentarias en zonas urbanas y rurales, anunció la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Rumbo a la presentación de la Nueva Política de Salarios Mínimos, el presidente de la Coparmex Gustavo de Hoyos calificó como logro histórico el estirón al salario mínimo que a partir del 1 de enero será de 102 pesos con 68 centavos diarios para casi todo el país.

Como parte del programa a presentar de la mano de la Secretaría del Trabajo, en acuerdo con el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), se acordó la creación de una Zona Económica Salarial en los municipios ubicados en los 25 kilómetros inmediatos a la frontera norte y algunos colindantes a estos, en los que el salario mínimo ascenderá a 176 pesos con 72 centavos.

Previo a la presentación de la Nueva Política de Salarios Mínimos, la secretaria Alcalde Luján aseguró garantizar a los trabajadores una vida digna.

Otras metas a alcanzar, dibuja Coparmex

El incremento al salario mínimo sería uno de los primeros objetivos de la Nueva Política de Salarios que habrá de presentarse este lunes en Palacio Nacional a partir de las 13 horas. Otros, declara Coparmex, son: que el salario alcance la Línea de Bienestar Familiar, es decir, el nivel de remuneración debería ser de 210 pesos con 9 centavos.

Otra meta sería que el salario mínimo en México sea comparable con el promedio en la región latinoamericana -actualmente solo supera a Venezuela y Cuba-, para el 1 de mayo de 2022 con una remuneración mínima de 240 pesos con 46 centavos.

Para cumplir estos objetivos se necesita, detalla la confederación patronal, un acuerdo para desvincular de las negociaciones contractuales los ajustes que se deben realizar anualmente; un mecanismo de aportaciones extraordinarias y temporales por parte del gobierno al IMSS e Infonavit, para neutralizar aquellas de las empresas; ajustes a la tarifa del ISR; deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones legítimas; y transformar a la Conasami en una Comisión Nacional de Remuneraciones.

// SDPnoticias