La Carpeta:
1 de 10
 
¿Realmente el presidente está pensando en judicializar las elecciones en contra de Andrés Manuel López Obrador? ¿O está utilizando el escándalo para dar un manotazo en la mesa y apaciguar a Videgaray y a Beltrones? ¿Acaso sólo se podrá “sacrificar” a Manlio Fabio sin tocar a Luis?
Jose Jaime Ruiz
diciembre 22, 2017, 5:28 am

Es importantísima la duda pertinente, razonable, que introduce Federico Arreola en su artículo “¿Sacrifican al PRI de Beltrones para ir por López Obrador o Morena?”. Federico prolonga la sospecha interrogativa de Ricardo Raphael en El Universal: “Las elecciones son siempre incentivo para mirar la paja en el ojo ajeno. Hoy es el PRI quien está bajo los reflectores. ¿Quién será mañana?”.

Federico exonera, a priori, a Luis Videgaray y a Manlio Fabio Beltrones y se queda sólo con la hipótesis de que se trata, en todo caso, de impulsar la precandidatura de José Antonio Meade y, de paso, sembrar las condiciones para ir en contra, más adelante, de Andrés Manuel por el lado de la corrupción; por ejemplo, en contra de Alberto Anaya y su esposa Lupita, del Partido del Trabajo.

El único candidato opositor que le ha garantizado impunidad a Enrique Peña Nieto es Andrés Manuel López Obrador; también José Antonio, se entiende por ser el candidato de la continuidad. No así Ricardo Anaya, quien una y otra vez habla de acabar con la corrupción y la impunidad tope donde tope, esto es, hay un amago en contra de Peña Nieto.

¿De qué se trata?

“Jaime Herrera Corral, ex Secretario de Hacienda de Chihuahua en el Gobierno de César Duarte, reveló que la Secretaría de Hacienda avaló la triangulación de recursos públicos a campañas estatales del PRI.

“El ex funcionario dijo que el desvío de más de 250 millones de pesos en 2016 fue parte de un acuerdo del CEN del tricolor con la SHCP, encabezada en ese momento por Luis Videgaray.

“Según Herrera, los Gobiernos priistas de Duarte en Chihuahua; Javier Duarte, en Veracruz, y Egidio Torre en Tamaulipas, pactaron con el entonces líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, triangular recursos federales para las campañas priistas.

“REFORMA tuvo acceso a la declaración ministerial del testigo con 'Identidad Reservada' I701/2017, rendida ante la Fiscalía de Chihuahua y que, según fuentes oficiales, corresponde a Herrera.

“El ex funcionario detalló que Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, principal operador de Beltrones y ex secretario del CEN del PRI, fue el estratega de las transacciones.

“Agregó que con el apoyo de Alfonso Isaac Gamboa Lozano, titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de Hacienda, aprobaron un convenio de 'Fortalecimiento Financiero' por 275 millones de pesos.”

Escribió Pancho Garfias: “La época preelectoral que vivimos ha dado lugar a suspicacias. La declaración de Herrera fue hace seis meses. '¿Por qué la filtran ahora?', preguntó Gutiérrez”. El mismo Alejandro Gutiérrez que hoy está bajo las rejas.

¿Por qué hasta ahora? ¿Para poder madrear en el futuro a Andrés Manuel López Obrador con el justificante que se madrearon a Luis Videgaray y a Manlio Fabio Beltrones? Si eso no descarrila a Andrés Manuel, ¿en qué ayuda a José Antonio Meade? ¿Cómo “relanzará” este escándalo a José Antonio? ¿No es un nuevo agravio en contra del PRI? Y si todo resulta cierto, ¿acaso el PRI no puede perder el registro según los resultados de una investigación del INE?

¿Quiénes tenían también conocimiento de la investigación en contra de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez? Peña Nieto, Hacienda y la Procuraduría. El Gobierno federal coadyuvó en su detención, ergo, fue avalada por Peña Nieto.

¿Realmente el presidente está pensando en judicializar las elecciones en contra de Andrés Manuel López Obrador? ¿O está utilizando el escándalo para dar un manotazo en la mesa y apaciguar a Videgaray y a Beltrones? ¿Acaso sólo se podrá “sacrificar” a Manlio Fabio sin tocar a Luis? Casi imposible, ahí siguen también Odebrecht y los millones dados a Josefina Vázquez Mota (¿pasaron por el escritorio de Meade?). Los chicos y chicas del ITAM no representan al PRI, ya están rebasados por la nueva realidad política del país. A la liturgia político-eucarística del PRI le falta lo principal: la comunión. Si el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, filtró la nota (meses después), ¿por qué la Policía Federal coadyuvó a acrecentará con la detención de Gutiérrez Gutiérrez? ¿No es acaso un harakiri político electoral? Y si es fuego amigo, sabemos a quién le perjudica pero, ¿a quién le beneficia? ¿Siguen muchos priistas enojados con la candidatura de José Antonio? El affaire es imparable, ya subió como una nota escandalosa a nivel nacional e internacional.