La Carpeta:
1 de 10
 
Nuestro país nunca saldrá del atorón económico si no se atacan las bases que dan origen a la productividad y la competitividad.
Carlos Chavarria
mayo 25, 2018, 7:09 am

Todas las propuestas de los candidatos en materia económica son peligrosas para la estabilidad macroeconómica, porque implican aumentar el déficit del sector público, cayendo en el error de siempre, de esperar que el aumento del gasto en los hogares, merced los “regalos” del gobierno, impulse al mercado interno y que éste  llegue  a un nuevo equilibrio que produzca excedentes para reducir  el déficit  y pagar el aumento de la deuda pública  implicado.

Entregar dinero para consumo a amplios sectores de la población y/o aumentar salarios sin una mejora en la productividad a sabiendas de que existe una amplia subutilización de la capacidad de producción instalada y exceso de inventarios solo impulsa la inflación y la especulación.

Reducir el gasto público sin aumentar el de inversión en infraestructura y sin una profunda reingeniería de procesos, con objeto de subsidar el consumo de los hogares lleva al mismo destino, aumentar la demanda sin incrementar la productividad.

Nuestro país nunca saldrá del atorón económico si no se atacan las bases que dan origen a la productividad y la competitividad.

Tómemos un caso como ejemplo. En la industria del vestido en México se producen de 16 a 20 unidades de producto por turno-hombre de 8 horas, mientras en los países asiáticos producen de 20 a 30 en términos equivalentes. En casi todos los sectores de la economía estamos igual.

Lo que ha permitido “competir” en algunos giros son los bajos salarios que se pagan en nuestro país que permiten que en términos de valor monetario (Purchasing Parity Power) podamos vender algo en el extranjero, como los autos, los aguacates y otras materias primas.

Al mismo tiempo, desde la entrada de México a la apertura  y con un gobierno obeso e ineficiente, Carlos Salinas se vió en la necesidad de instaurar el “ancla salarial” para mantener la demanda bajo control y que la inflación no se desate.

Nada se ha hecho nada para mejorar la política industrial. La apertura fue una jugada obligada por los organismos financieros internacionales y  la deformación que provocó el proteccionismo sobre los términos de intercambio comercial y que tanto afectan todavía a los hogares mexicanos.

La política industrial cambió de proteccionista a la apertura y hubo quienes sobrevivieron gracias al ancla salarial y otros ni con eso pudieron hacerlo. Para completar nuestro consumo y el déficit de la cuenta corriente, se profundizó el vicio de la inversion extranjera directa (IED) que no es sino capital especulativo que siempre nos tendrá al filo de la siguiente crisis, por eso la estabilidad es crucial.

Se debe corregir uno de los más grandes errores de todos los presidentes incluyendo a Salinas, reorientar la política industrial  hacia la prductividad, hacia producir más con menos y eso depende casi en su totalidad de la infrestructura, de la política fiscal,  la mejora tecnológica, y el reenfoque  de la educación  de nivel medio y superior hacia la productividad.

Nos hemos gastado la riqueza petrolera y 100 años muy valiosos en los aspectos distributivos del ingreso y poco preocupados por producirla. Todavía a estas alturas del siglo XXI y en medio de un proceso electoral repetitivo y mediocre continuamos discutiendo cómo repartir la riqueza pero nada aportan los candidatos para generarla.

La riqueza no son las utilidades de las empresas o los excedentes monetarios del gobierno, eso solamente es una maniobra de precios y costos, pero no consituyen riqueza.

Una persona puede aumentar su patrimonio o capital  personal fabricando ropa, pero rico es el que diseñó y fabricó las máquinas para manufactura de la ropa.

Produce riqueza el que marca la tendencia y se encuentra en la punta del conocimiento, no los que solo la siguen, estos podrán producir bienestar al usar las tecnologías más avanzadas, pero riqueza nada más la genera el que inventa esas tecnologías.

Apple no inventó los celulares o las computadoras personales y sin embargo es el marca las tendencias y eso la ha convertido en la empresa más rentable productiva del mundo.

Yo no he escuchado  a cualquiera de los candidatos la palabra innovación en su discurso, mucho menos al socialista López, ese propone regresar a México a la era de la radio de bulbos.

La productividad solo se puede incrementar mejorando o inventando máquinas, herramientas y/o procesos para hacer mas con menos y hacerlo mejor que todos los demás.