La Carpeta:
1 de 10
 
En semanas recientes el peso se ha estado devaluando frente al dólar, con cambios importantes en las cotizaciones en plazos cortos. Si bien no existe una caída drástica, lo cierto es que la modificación en el tipo de cambio es un dato en el funcionamiento actual de la economía.
Staff
junio 8, 2012, 11:01 am
Análisis

Gregorio Vidal*

El Universal

En semanas recientes el peso se ha estado devaluando frente al dólar, con cambios importantes en las cotizaciones en plazos cortos. Si bien no existe una caída drástica, lo cierto es que la modificación en el tipo de cambio es un dato en el funcionamiento actual de la economía.

No es el resultado de una decisión producto de la política económica que se ha estado ejecutando. Por el contrario, el banco central y la administración federal han estado declarando que los denominados fundamentales de la economía del país están bien, que la política en materia de manejo de las finanzas públicas es la correcta, como también la que se aplica en el terreno del crédito.

Se asevera, por parte de estos funcionarios, que los movimientos en el tipo de cambio son producto de factores externos, fundamentalmente de la inestabilidad en Europa, de la crisis en Grecia y en semanas recientes de las dificultades de la banca y el sistema financiero en España.

Sin duda, la inestabilidad en los mercados financieros internacionales se ha acentuado. Pero también, la crisis económica global. Sin embargo, en el caso de México no es posible sostener que son hechos externos o impactos desde fuera. Por ejemplo, para decirlo de manera descriptiva, los mayores bancos de España no son un dato externo a la economía de México. A la vez que hay inestabilidad en el mercado cambiario, BBVA anunció en España su intención de vender la compañía que opera en México en el ramo de las pensiones, la Afore Bancomer, una de las mayores en su ramo en el país. Sin duda, es un cambio relevante en la composición de las inversiones de ese grupo financiero en México que puede modificar las condiciones de operación de las firmas del sector.

El sistema financiero en México es dominado por compañías del extranjero. Un dato inédito si se compara con la situación presente en las otras economías que tienen el tamaño y la importancia de México en el mundo. Además, el financiamiento a las empresas y a las actividades económicas no tiene en el crédito bancario su principal componente. El Banco de México, informa regularmente del significativo peso en el total del crédito de proveedores en el financiamiento de las empresas.

En la construcción de viviendas es determinante los recursos proporcionados por el Infonavit y el Fovissste. Por otro lado, las empresas recurren sistemáticamente al financiamiento en el exterior, tanto por la vía del crédito como colocando deuda en mercados externos denominada en moneda extranjera.

La obtención de recursos en el extranjero por parte de las compañías es un componente de los circuitos de financiamiento de la economía mexicana. En los primeros meses del año, aún antes de que se multiplicaran los movimientos en los mercados cambiarios, los recursos obtenidos en el exterior por las empresas disminuyeron con relación al periodo inmediato anterior. Como se observa en la gráfica adjunta, la reducción del financiamiento proveniente del exterior en el primer trimestre del año marca una diferencia con el comportamiento que se tiene en el año previo. Hay una baja en el crédito de la banca comercial externa, el crédito de proveedores extranjeros de empresas y otros acreedores y en la colocación de papel comercial, bonos y otros títulos de deuda de las empresas en el exterior. La gráfica muestra la reducción del saldo en el financiamiento externo de las empresas.

Al país ingresan capitales para ser colocados en la bolsa de valores, en la compra de títulos de deuda denominados en pesos y en la compra de títulos de deuda del gobierno federal y más recientemente de deuda de los gobiernos estatales y de algunos municipios. Todos esos capitales son un dato estructural del operar de los mercados en México, con entradas y salidas en cortos lapsos de tiempo como en la segunda y tercera semana de mayo. Sus decisiones de permanencia se toman considerando la situación internacional y las condiciones de sus matrices. No es posible sorprenderse cuando hay salidas de cierta significación por el avance de la crisis económica global.

Los retiros de capital pueden incluir otros componentes: aceleración en la remisión de utilidades de las empresas extranjeras que operan en México, pago adelantado de los préstamos entre matriz y filial en el caso de firmas transnacionales, liquidación acelerada de inventarios. Todo ello son elementos del funcionamiento del mercado interno de capitales en México. Son resultados de la reforma económica que se ejecuta desde hace algunos lustros y dan cuenta de una vulnerabilidad estructural de la economía del país que en el pasado se ha expresado en devaluaciones, reducción en el crecimiento económico, disminución de los ingresos de amplios sectores de la población y mantenimiento de la desigualdad social.

Comentarios: vidal.gregorio@gmail.com
*Profesor Titular Departamento de Economía Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa