La Carpeta:
1 de 10
 
Cruz Azul se apoderó del balón y derrotó por 2-0 a los Rayados de Monterrey, para quedarse con la Copa MX y de paso eliminar el dominio establecido por Monterrey, en la final de la Copa MX que este miércoles se llevó a cabo ante 49 mil 674 aficionados estadio de los Rayados.
Staff
noviembre 1, 2018, 8:34 am

Al aguantar la presión de los primeros minutos, Cruz Azul se apoderó del balón y derrotó por 2-0 a los Rayados de Monterrey, para quedarse con la Copa MX y de paso eliminar el dominio establecido por Monterrey, en la final de la Copa MX que este miércoles se llevó a cabo ante 49 mil 674 aficionados estadio de los Rayados.

Antes de iniciar el partido se brindó un minuto de aplausos en memoria de Arnulfo Avilán, el último integrante que quedaba del primer equipo de Monterrey de 1945, hermano de quien fuera el Director Técnico, Francisco Avilán.

Los primeros minutos fueron claramente dominados por los Rayados, quien en sus primeras dos llegadas obtuvo un tiro de esquina, primero con un tiro de Daniel Lajud que fue bloqueado por la defensa, y en la segunda, por el remate de Jesús Molina que fue a las manos del portero Guillermo Allison.

La intensidad de Rayados no decayó, pero la defensa del Cruz Azul estaba bien parada, hasta que al minuto 11, Doran Pabón recibió un pase adelantado por derecha, acarreó hasta que vio a Funes Mori entrando por izquierda, dio para él pero su tiro fue tapado por Julio Domínguez, en la más clara de Rayados.

Cruz Azul se puso valientes y salió de la zona donde Monterrey lo tenía presionado, para llegar en dos ocasiones por la derecha con Elías Hernández, pero sin éxito.

Pero al minuto 33, Milton Caraglio se escapó por la banda derecha, logró sacar su centro que Juan Pablo Carrizo prolongó con dificultad, a donde estaba Elías Hernández quien mandó un fuerte tiro que Basanta, en su intento por despejar, remató hacia su portería, en el auto gol que puso al Cruz Azul adelante por 1-0.

Dio la impresión de que el gol desubicó a todo el Monterrey, por lo que Cruz Azul empezó a manejar la pelota sin demasiada oposición de Rayados, pero en el 39´, Jesús Molina se metió por el callejón del área por la derecha, mando su centro que Daniel Lajud remató de derecha para anotar, pero la acción fue invalidada por fuera de lugar.

Para el final del primer tiempo, Carlos Rodríguez tuvo una pelota en el fondo de la cancha por la derecha, y envió el pase a Funes Mori quien recibió un empujón en el área, por lo que se esperaba se marcara un penal, pero Guerrero marcó un fuera de lugar de Funes Mori llevándose la rechifla de los aficionados.

Martin Cauteruccio tomó el lugar de Milton Caraglio para la segunda mitad, cambio que no tardó en dar resultado, pues al 52´, Roberto Alvarado recibió una pelota al centro del área de Rayados, dio para Elías Hernández quien centró, entrando sin marca Martin Cauteruccio quien solo tuvo que empujar para convertir el segundo gol que puso a la Máquina adelante por 2-0.

Diego Alonso envió al campo a Avilés Hurtado y Rodolfo Pizarro por Daniel Lajud y Johan Vázquez, en busca de mayor vocación ofensiva, lo que al 60 provocó la combinación de Pizarro a Funes Mori, quien la estrelló en el larguero pero la acción fue invalidada por fuera de lugar.

Pasaron los minutos y Rayados intentó varias con mucha intención, como los tiros de Ortiz o Gallardo sobre la portería, pero ambos sin puntería, y al contrario, Roberto Alvarado llegó a encarar a Carrizo, quien dio el manotazo salvador que pudo ser el tercero de la Máquina, que en los últimos minutos defendió su zona defensiva y a pesar del peligroso tiro de Gallardo, aseguró la victoria y la Copa.

Para Tigres sería un fracaso quedar fuera de la Liguilla Javier Aquino