La Carpeta:
1 de 10
 
¿Se espantan de las encuestas tendenciosas? Esto es mucho peor.
Francisco Tijerina
junio 29, 2018, 7:15 am

Creo en la buena fe de las personas, pero dudar forma parte de mi ADN como periodista.

Desde hace años sabemos de la existencia de los bots, así como de las compañías que se dedican a vender “likes” y seguidores de redes sociales, pero observar de manera abierta a los reyes de las “fake-news” y a quienes pueden, con dinero, inteligencia y tecnología, marcar tendencias en las redes sociales, termina haciendo que te cuestiones qué tanto de lo que hoy, a unas cuantas horas de la elección, se percibe como un resultado inevitable.

Y es que después de ver el reportaje de BuzzFeed (https://www.facebook.com/BuzzFeedNews/videos/239530693301127/), si le añades lo publicado por Verificado (https://www.facebook.com/Verificado2018/videos/1954467831272223/) y rematas con la nota sobre el costo de la participación de Belinda en la campaña de AMLO (https://www.facebook.com/940793069416670/videos/959798234182820/) terminas por dudar del Padre Nuestro.

Hace apenas unos cuantos años la sociedad mexicana se escandalizaba diciendo que las campañas eran ganadas por los candidatos que tenían más dinero y compraban más spots en la TV, por lo que la autoridad electoral acotó los espacios. Hoy nos enteramos que un hijo de vecino con inteligencia y los suficientes recursos es capaz de marcar tendencia en apenas dos horas y hacer famoso lo que nadie conocía. ¿Qué harán nuestras autoridades?

Existe una corriente natural en los seres humanos que es la de subirte al carro triunfador y en ese sentido lo hecho, hecho está, de forma que no hay manera de variar el curso de la historia y quienes se han visto influenciados por esta clase de publicaciones no modificarán el sentido de su voto.

¿Se espantan de las encuestas tendenciosas? Esto es mucho peor.

En el fondo la revelación termina por sembrarnos una infinita duda de todo y de todos, de candidatos, partidos y gobiernos, pero también de productos, artistas, marcas, porque cualquiera lo puede hacer y lo que hasta hace poco era la panacea de la libertad, la plataforma de la verdad, termina por destruirse y cualquier cosa publicada tendrá de entrada la carga de la duda.

Y surgirá ahora una nueva modalidad: los notarios virtuales que darán fe de que una noticia o tendencia es real y no contiene fake-news o ha sido manipulado para convertirse en trending topic.

Sí, buena parte de mi trabajo implica el cuestionar, pero no puedo ni debo cuestionar todo, porque en el fondo debo preservar algo de confianza para seguir creyendo en la raza humana.