La Carpeta:
1 de 10
 
Ya en este momento López le está quitando los alfileres a la economía. Si pierde la presidencial dirá se “los dije, el país ya no aguantaba”, y si gana, “la mafia del poder nos está complicando las cosas, siguen actuando en contra del pueblo”.
Carlos Chavarria
junio 10, 2018, 10:19 am

“La economía estaba colgada de alfileres”. Fue lo único que acertó a exclamar Jaime Serra Puche para expiar su culpa en el proceso conocido como “ el error de diciembre” de aquel –ahora lejano– 1994.

Todas las economías siempre están colgadas de alfileres. Pedro Aspe, ex secretario de Hacienda  bajo el régimen de Carlos Salinas le contestó a su compañero Serra Puche : “…y para qué se los quitaban”.

Si en algo vivimos siempre al filo del caos es en materia económica. Todos los países completan su consumo mediante la llamada cuenta corriente y ésta se financia a través de un delicado equilibrio entre expectativas y resultados reales de la economía que están vinculados con el flujo del dinero en el mundo.

Mal hace el socialista López en construir el andamiaje para una crisis económica de entrada a la siguiente administración, sea o no sea su partido el ganador de la presidencia.

Si de origen sus planteamientos y propuestas son retrógrados habida cuenta del enorme déficit que provocarían, pelearse  con los empresarios y tratar de desacreditarlos es empujar frente al mundo malas expectativas económicas y políticas acerca de nuestro país convirtiéndolo en un lugar inestable y poco confiable para las inversiones.

Es inevitable recordar a otro presidente que desde su campaña y durante toda su administración se la pasó atacando al sector empresarial y fue Luis Echeverría. Al igual que éste, López se equivoca si piensa que despertará al nacionalismo revolucionario  para justificar sus errores en la figura del sector empresarial.

Los únicos que podrían estar contentos con los exabruptos de López serán los muchos taibos que lo rodean que, anarquistas al fin, realizan su más perverso y torcido existencialismo en la destrucción del estado de cosas del mundo en el que vivan, sea cual sea.

Ya en este momento López le está quitando los alfileres a la economía. Si pierde la presidencial dirá se “los dije, el país ya no aguantaba”, y si gana, “la mafia del poder nos está complicando las cosas, siguen actuando en contra del pueblo”.

En el segundo caso antes mencionado, al igual que Echeverría en su momento, usará la crisis que él provocó, como la excusa para hacer lo que desee con el país.