La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
mayo 24, 2018, 9:15 am

Después de dar una “rasurada” al dinero que estaba empaquetando y que sería llevado a cajeros automáticos, un empleado de una empresa de valores fue detenido por oficiales de la Policía de Monterrey, tras ser denunciado por el encargado, quien se dio cuenta de los hechos por el circuito cerrado.

El trabajador se escondió el dinero en sus zapatos, 2 mil 500 pesos, pero al momento de cometer los hechos fue captado por las cámaras de seguridad de la empresa, y a los encargados se les hizo extraño su movimiento.

Ante los hechos el empleado fue revisado por sus superiores, que se percataron del robo que había cometido, por lo que pidieron el apoyo de los elementos de la policía municipal para que lo detuvieran.

Como Miguel Ángel G., de 28 años de edad, fue identificado el ahora detenido, quien fue capturado en la empresa SEPSA, la cual se ubica en el cruce de las avenidas Madero y Churubusco, ayer a las 09:20 horas.

Después de que se descubrió el robo, los encargados de la empresa pidieron el apoyo de los elementos de la Policía de Monterrey, que se aproximaron al establecimiento ubicado al oriente de la ciudad.

Al llegar los elementos policiacos, les comunicó uno de sus empleados que se encontraba empaquetando los billetes con los que abastecen los cajeros automáticos, cuando observaron a través del circuito cerrado, que escondía algo entre sus zapatos.

Esta acción se les hizo sospechosa, por lo que revisaron al presunto, encontrándole 2 mil 500 pesos en efectivo en billetes, ante lo cual pidieron su detención, al ser señalado y reconocido por los encargados.

El hombre fue detenido y trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, ubicadas en el parque Alamey, donde quedó a disposición del Ministerio Público en turno, que se encargará  de resolver su situación jurídica en las próximas horas.

Los billetes de 500 pesos que se robó la persona, fueron llevados ante las autoridades como evidencia de los hechos.

Además se realizarán investigaciones para establecer si el ahora detenido ha cometido los mismos hechos en otras ocasiones o era la primera vez que se escondía dinero destinado a los cajeros automáticos.

Luego de que los empleados se habían percatado de los movimientos extraños en el trabajador, poco habituales a la hora de estar contando y empaquetando el dinero, fue que se aproximaron a la persona y descubrieron los hechos.

// El Porvenir