La Carpeta:
1 de 10
 
Como no está en la cárcel, y como ahora dice el Bronco que no dijo lo que dijo, ¿Rodrigo Medina de la Cruz no robó? ¿O Ernesto Canales Santos no ha acreditado que Rodrigo robó? ¿Aldo Fasci tampoco puede acreditar que con las inversiones extranjeras hubo lavado de dinero por parte de los Medina?
Jose Jaime Ruiz
agosto 16, 2016, 9:14 am

jjr-tubos

Aunque lo niegue, la gran promesa de campaña del actual gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, fue la de meter en la cárcel a Rodrigo Medina de la Cruz. Ahora dice que nunca hizo esa promesa y Ernesto Canales Santos, el fiscal Anticorrupción, lo convence de que sería un gran triunfo aplicarle medidas cautelares al exgobernador. De la cárcel a las medidas cautelares hay un enorme abismo.

El Bronco, refiriéndose a Rodrigo, dijo que si robó lo metería en la cárcel. Pues bien, el enriquecimiento inexplicable de Rodrigo Medina de la Cruz es muy explicable: saltar de la casita de Tampiquito a poseer una mansión en Las Misiones, un súper departamento en Santa Fe, los mil millones de pesos en inversiones inmobiliarias, las off shores, el holding en las Islas Caimán, los edificios en San Pedro, las inversiones en San Antonio, los terrenos ejidales que despojaron en Mina, la relación con Álvaro Briceño ( quien ha sido vinculado por el FBI en una investigación contra Javier Villarreal, quien fue acusado de lavado de dinero cuando fue tesorero del gobierno de Humberto Moreira en Coahuila), la colección de carros, los dos ranchos en General Terán (las 937 hectáreas del rancho de Álvaro Ibarra, ha trascendido, también son propiedad de Rodrigo porque Álvaro es sólo un prestanombres).

Como no está en la cárcel, y como ahora dice el Bronco que no dijo lo que dijo, ¿Rodrigo Medina de la Cruz no robó? ¿O Ernesto Canales Santos no ha acreditado que Rodrigo robó? ¿Aldo Fasci tampoco puede acreditar que con las inversiones extranjeras hubo lavado de dinero por parte de los Medina?

La distancia política entre lo que se promete y no se hace se llama promover la impunidad. Ahora resulta que Rodrigo se salvó por el delito de peculado y daño al patrimonio de Nuevo León. El ejercicio indebido de funciones es la vinculación más débil y es salvable jurídicamente. Tiene nula relevancia que un juez haya dado la negativa de la suspensión al exgobernador porque la audiencia de imputación de cargos contra el exgobernador ya se celebró. Aquí, de nuevo, no hay ninguna ganancia para Ernesto Canales.

Ernesto Canales ahora le vende al Bronco y a Alejandro Junco que se pedirán medidas cautelares que van desde prohibirle a Rodrigo la salida del país hasta la prisión preventiva, ¿por ejercicio indebido de funciones? ¿Cómo un juez le va aplicar el mismo criterio a Rodrigo que a su extesorero, Rodolfo Gómez (vinculado por uso indebido de funciones, peculado y daño al patrimonio) cuando al exgobernador solamente lo vincularon por ejercicio indebido de funciones. Que Alejandro Junco y el Bronco sigan creyendo en los espejitos jurídicos de Ernesto Canales ya es el colmo de la ingenuidad.

El Bronco prometió meter en la cárcel a Rodrigo, no prometió pusilánimes medidas cautelares.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web