La Carpeta:
1 de 10
 
Cada vez con más frecuencia y de manera generalizada los medios, reporteros y conductores de radio y televisión, tienden a confundirse ellos y por ende confundir a sus auditorios, entre feminicidios y homicidios de mujeres.
Francisco Tijerina
septiembre 20, 2018, 9:22 am

“Para poder avanzar, es necesario aprender” Yomero

 

Cada vez con más frecuencia y de manera generalizada los medios, reporteros y conductores de radio y televisión, tienden a confundirse ellos y por ende confundir a sus auditorios, entre feminicidios y homicidios de mujeres. Existe una enorme diferencia. De manera cotidiana y sin conocer los detalles del caso, escuchamos y vemos cómo los periodistas califican de “feminicidio” el hallazgo del cuerpo de una mujer muerta, agregándolo a la lista mensual o anual de este tipo de situaciones. Tendrían que explicarles a los noveles que el feminicidio es: “un crimen de odio: el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer. El concepto define un acto de máxima gravedad, en un contexto cultural e institucional de discriminación y violencia de género”. Toda privación de la vida es dolorosa y constituye un agravio a la sociedad. En un momento en el que el mundo busca acabar con las diferencias, para algunos medios y periodistas los crímenes cometidos contra los seres del sexo masculino no tienen mayor importancia y sólo son parte de la estadística, pero cuando se trata de una mujer de inmediato alzan la voz para decir, sin poder comprobarlo, que se trata de un feminicidio. Para poder difundir y propiciar una cultura de no violencia contra las mujeres, lo primero que se requiere es conocer los términos y condiciones, porque sin ello sólo se genera ruido en medio del enorme caos informativo en el que vivimos.