La Carpeta:
1 de 10
 
La fría noche, con una temperatura de -3 grados, que se vivió en el estadio Universitario, se calentó con el buen juego que dieron Tigres y Monterrey en el primer capítulo por el título, en el que los felinos fueron claramente superiores a los Rayados.
Staff
diciembre 8, 2017, 12:19 pm

La fría noche, con una temperatura de -3 grados, que se vivió en el estadio Universitario, se calentó con el buen juego que dieron Tigres y Monterrey en el primer capítulo por el título, en el que los felinos fueron claramente superiores a los Rayados.

Empate a uno que deja todo en suspenso para la vuelta, en donde Rayados llega vivo, porque Tigres lo dejó vivir. El error de Nahuel Guzmán era predecible. Es un portero que pierde la cordura con suma facilidad, lo que no se esperaba es que lo hiciera tan pronto en el juego.

El querer adelantarse en ese tiro de esquina y propiciar el gol de Nico Sánchez, echó por la borda, por algunos minutos el plan de los Tigres de Ricardo Ferretti.

Después del tanto, los felinos se pusieron nerviosos, perdieron la calma y comenzaron a buscar excusas con base en golpes y reclamos.

Rayados aprovechó el momento. Comenzó a hacer lo suyo, lo que le sale tan bien, pero con lo que no contó fue que el amor propio de los Tigres resurgió.

Ahí el juego cambió. Cuando el "Chaka" le tomó la distancia a Forlán; cuando Dueñas desesperó a Carlos Sánchez y Gignac comenzó a jugar en equipo. Tigres despertó del letargo provocado por su portero, y Enner Valencia vendió el penalti, que el mismo cobró a lo "Panenka".

El juego, que de inicio pareció ser para Rayados terminó siendo felino. Gignac voló una de las que no vuela; Aquino mandaba centros y no eran rematados, el control era de los locales. En tanto que Rayados, confiado de inicio, terminó superado al final de la primera parte.

Aunque pareció que Monterrey recuperó la memoria en la segunda parte, Tigres nunca perdió las ganas de ganar, de buscar la victoria. Pero una cosa es querer, merecer y otra lograrlo. Gignac falló. Valencia no llegó. Vargas no concretó. Y Mohamed, al ver que era superado metió a Jesús Molina para cerrar el juego, para decidirlo en la vuelta, allá en el estadio de Rayados en Guadalupe.

La tuvo Monterrey con Avilés, pero Nahuel lavó su error.

La intentó Gignac, pero el balón en su disparo reventó el poste. Vangioni y Ayala se fueron expulsados al final del juego, dejando todo para la vuelta, dónde si o sí, debe salir un campeón regio.

Hicimos todo para ganar, pero no se pudo: Tuca

Ricardo Ferretti no está contento, quizá tenga algo que ver el clima tan hostil, pero lo más seguro es que sabe, muy dentro de sí, que Tigres perdió una gran oportunidad de dar un paso hacia el título. "Creo que hicimos un buen juego. La verdad es que no puedo reclamarle nada a mis jugadores. Hicieron todo lo que se les pidió, y sí, si podemos decir algo que no nos guste es que no concretamos, no reflejamos en el marcador lo que generamos en la cancha". Este fue el resumen del estratega felino después del primer partido de una final que ha paralizado a un estado.

Mohamed se va gustoso por el empate

Antonio Mohamed sale confiado, para el técnico de Monterrey, el empate es a favor de su equipo, y asegura, "nuestra gente nos va a empujar a ganar el título".

Estamos bien, dice el Turco, "sí, quizá ellos tuvieron más opciones que nosotros, está bien, pero al final, salimos con un empate que no nos disgusta".

La actitud del argentino genera confianza, quizá demasiada, "allá con nuestra gente va a ser diferente, y la afición va a empujarnos para ganar la copa que queremos; estoy seguro de eso".

Por eso hago un llamado a mi afición para que nos apoye, y para que nos ayude a coronarnos, estoy seguro de eso".

NBA: 25 años en México

Los Nets de Brooklyn recibirán al Thunder de Oklahoma City y al Heat de Miami, respectivamente, consagrando 25 años de una exitosa relación entre la NBA y México. Fue en 1992 cuando los Rockets de Houston, liderados por Hakeem Olajuwon, vencieron a los Mavericks de Dallas 104-102 en el Palacio de los Deportes. Desde entonces, la mejor liga de baloncesto en el mundo se dio cuenta del enorme mercado que significa México en el deporte ráfaga. Para 1995 y luego de tres juegos en la Ciudad de México, la NBA creó el NBA Challenge, un mini torneo donde cuatro equipos eran invitados a disputar un campeonato. El evento duró solo dos años. El primer juego de temporada regular en suelo mexicano llegaría en 1997, de nueva cuenta entre Rockets y Mavericks, No solo significó el primer juego de regular season en nuestro país, sino en todo el mundo.
// El Porvenir