La Carpeta:
1 de 10
 
Esa es parte de la biografía real de una de las grandes luchadoras contra la corrupción en México. Por eso estamos como estamos, aunque deberíamos estar peor.
Federico Arreola
agosto 22, 2018, 9:32 am

Etimología de ‘trácala’ , según el Wikcionario: “Del náhuatl tlacailtaliztli (‘hipocresía’) o del náhuatl tlacalaquilli, impuesto”.

Definición de ‘trácala’, según el Diccionario de la lengua española: “f. Méx., P. Rico y Ven. ardid (? artificio). U. t. c. adj”.

He leído un testimonio, que sintetizaré enseguida, acerca de las trácalas de María Amparo Casar, “cofundadora y presidenta ejecutiva de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, A.C.”, tal como lo informa la página de esa institución.

La acusan de que era casi aviadora

Eloy Garza González, analista político regiomontano, fue invitado en el gobierno de Vicente Fox “a ser director de Análisis Político de la Secretaría de Gobernación, cuyo titular era Santiago Creel”.

El citado analista conoció en ese cargo a la señora María Amparo Casar, coordinadora de Asesores del secretario Creel.

Eloy ha narrado en un artículo publicado en SDP Noticias que la señora Casar no cumplía con sus horarios de trabajo. La mayor parte de su tiempo lo pasaba en el CIDE, institución académica en la que ella colaboraba.

Al analista Garza le consta que “María Amparo era una burócrata siempre ausente”.

Como Eloy intentó muchas veces ver un asunto de trabajo con ella y nunca lo logró, quedó convencido de que “la señora cobraba en esa dependencia pública, sin desquitar su sueldo”.

María Amparo apoyaba la promoción indebida de la esposa de Fox

Cuenta Eloy Garza lo siguiente:

1. “Sólo la vi después en una reunión privada con Creel, en la que se discutía cómo atender una orden directa del presidente Fox para pagar clandestinamente con dinero de Gobernación una campaña en medios para ‘posicionamiento’ de Martha Sahagún”.

2. “A muchos nos consta que se gastó mucho dinero en ese caprichito”.

3. “Los dos, Creel y María Amparo, decidieron que el financiamiento de esta ilegalidad sería pagada por el CISEN, como así sucedió finalmente”.

Esa es parte de la biografía real de una de las grandes luchadoras contra la corrupción en México. Por eso estamos como estamos, aunque deberíamos estar peor.