La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
marzo 30, 2018, 11:24 am

Al ver que no son atendidos por la autoridad ayer un grupo de ciudadanos acudieron al Congreso local, donde vecinos y ONG'S denuncian “consulta a modo” sobre un plan urbano en Río Santa Catarina.

Así es que vecinos de distintos sectores de San Pedro y activistas en pro del medio ambiente acudieron al congreso estatal para denunciar la falta de fundamentos para la consulta aprobada por la Comisión Estatal Electoral sobre instalación de espacios deportivos en el río Santa Catarina en el tramo entre Monterrey y San Pedro.

Dicho ello se dieron cita desde ambientalistas como el abogado Mariano Nuño destacó que sólo se plantean las preguntas "¿te gustaría que los ayuntamientos de Monterrey y San Pedro gestionen con las autoridades correspondientes el desarrollo de un proyecto de movilidad sustentable Construcción-Morones Prieto en las orillas del Río Santa Catarina (que pueda incluir un uso deportivo y recreativo) en el ramo que corresponda al territorio de dichos municipios?

Y es que esto: “Estaría violando un amparo directo ante un juez de distrito que se tiene, además de inducir a una respuesta sin tener bases de especial hidrológica, considerar el Atlas de riesgo, sin contemplar un consejo metropolitano, por lo que piden responsabilidad contra el titular de la CEE Mario Alberto Garza Castillo, y Héctor Garza Marroquín asistente ejecutivo”.

Además el jurista Mariano Núñez señaló que están aprovechando las autoridades que están cerrados los tribunales colegiados para eventualmente declararlo como un hecho consumado, por ello piden la modificación de la consulta.

Asimismo los vecinos destacaron que así como el proyecto del río y los desarrollos de museos en Fuentes del Valle y en el parque Rufino Tamayo, no se ha escuchado a los sampetrinos quienes denunciaron las afectaciones en movilidad y al medio ambiente al afectar a especies que habitan en Las citadas áreas verdes, destacó Patricia Santos vecina de Fuentes del Valle, quien destacó que las autoridades sampetrinas deben consultar a la ciudadanía.

// El Porvenir