La Carpeta:
1 de 10
 
Tras tomar el mando de la corporación municipal, la Secretaría de Seguridad Pública en el estado desarmó ayer a la Policía de Cadereyta.
Staff
junio 6, 2018, 9:04 am

Tras tomar el mando de la corporación municipal, la Secretaría de Seguridad Pública en el estado desarmó ayer a la Policía de Cadereyta.

Bernardo González Garza, titular del área, refirió que los 92 elementos se encuentran acuartelados y serán sometidos a las pruebas de control de confianza en las próximas horas y días.

Las labores de vigilancia en el municipio corren a cargo de 150 efectivos de Fuerza Civil, Fuerza Rural, Policía de Caminos y Policía Militar.

“Hubo un desarme total de los elementos del municipio, les están revisando las armas que estaban bajo el amparo de la licencia oficial colectiva de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

“Todos los elementos están siendo, entre ayer y hoy, sometidos a las pruebas de control y confianza, en especial la prueba toxicológica y ya el Cisec los irá mandando llamar para que todos, el 100 por ciento de los elementos, sean evaluados de nueva cuenta”, expuso.

Se prevé que las evaluaciones se lleven entre 10 y 12 días, con resultados listos en 10 días más.

De desprenderse algún delito, se dará parte a la Fiscalía General de Justicia para que inicie la investigación correspondiente, mientras que las áreas de oportunidad serán abordadas con el municipio.

“Una vez de que concluya esto estaremos en pleno contacto con la autoridad municipal para hacer las recomendaciones pertinentes del personal que puede seguir o no, además de protocolos que nosotros veamos como áreas de oportunidad en las que pueda mejorar esta policía”.

Tras sostener una reunión con Santiago Preciado Robles, alcalde de esta municipalidad, aseguró que todo el procedimiento se lleva en completa calma.

Sin entrar en detalles refirió que el edil está de acuerdo con la intervención del estado, y descartó tintes políticos.

“No noté molestia de parte de él, está contento de que esto traiga algún beneficio para la comunidad de dicho municipio, nosotros nos mantenemos al margen del tema político”, mencionó.

“No es un tema político ni mucho menos sino al contrario, el clamor ciudadano era mucho”, añadió.

INVESTIGACIÓN INTERNA

Los 98 elementos que conforman la Secretaría de Seguridad Pública de Cadereyta, estarán sometidos durante 30 días a investigación interna, para determinar si incurrieron en algún delito.

Las armas que portaban los uniformados, fueron trasladados esta mañana a las instalaciones del Instituto de Criminalística y Servicios Periciales, para ser analizadas y determinar si fueron utilizadas en un acto delictivo.

Las autoridades estatales mencionaron que los policías no están en calidad de detenidos y acuden a la corporación para cumplir con su jornada laboral, pero no salen a la calle.

Hasta el momento diez de los policías, no se presentaron a trabajar este martes, argumentando que acudirían a realizarse una chequeo médico.

Estos elementos serán investigados con más detenimiento, al parecer por su sospechosa actitud.

Desde el pasado lunes, elementos de Fuerza Civil de Nuevo León, tomaron el control del municipio de Cadereyta.

Los policías estatales, sometieron a sus homólogos, quienes fueron desarmados y acuartelados en la Secretaria de la Policía Municipal.

Trascendió que la decisión fue tomada por el gobierno del estado, luego de diversas denuncias de ciudadanos de Cadereyta, que involucran a los policías en diversos actos delictivos.

Entre ellos, varios de los uniformados, fueron señalados como participantes en la privación ilegal de la libertad de varios comerciantes de Cadereyta.

Así, como abusos de autoridad cometidos contra habitantes de diversas colonias de Cadereyta.

El secretario de Seguridad estatal, Bernardo González, informó que ninguno de los 98 elementos municipales, ni sus mandos, tienen al momento calidad de detenidos.

El funcionario manifestó que se están revisando las armas que estaban bajo el amparo de la licencia oficial colectiva de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Otra de las medidas fue que cada uno de los policías, será sometido a la prueba toxicológica y ya el Cisec los irá mandando llamar para que todos los elementos sean evaluados de nueva cuenta.

Indicó que en caso de encontrar pruebas de su participación en hechos delictivos, los policías serán puestos a disposición del Ministerio Público.

// El Porvenir