La Carpeta:
1 de 10
 
En la posada de Televisa Denise ya bailó y cantó con Karla y Paola y ya bromeó con Loret. Se relajaron, pues, y supongo más van a distender los nervios descansando unos días en Navidad y Año Nuevo. Así que tendrán energía de sobra en enero para perseguir candidatos y obligarlos a debatir ante las grandes audiencias para, de esa forma, acabar con la tiranía de los bobos spots electorales que nada le dicen a la gente.
Federico Arreola
diciembre 20, 2017, 9:19 am

Aquel programa del viejo Canal 40 con Froylán

Denise Maerker es una mujer académicamente muy preparada que, hasta donde estoy enterado, fue invitada a participar en los medios de comunicación, específicamente en el viejo Canal 40, por Javier Moreno Valle y Ciro Gómez Leyva.

Estuve en uno de los primeros programas periodísticos que ello condujo en aquella televisora cuya desaparición todavía lamento. Iba a nacer a finales de 1997, o apenas tenía unas semanas de vida, la revista Milenio, y fui invitado como director de la misma a dialogar en el programa de Denise con el señor Froylán López Narváez, que era en ese tiempo uno de los directores del semanario más importante en la historia de México, Proceso.

Fue muy generoso don Frolylán, al que no volví a ver: él, que dirigía una revista tan prestigiada, aceptó hablar en público con el director de una nueva publicación que podía, o no, realizar buen periodismo. Creo que Milenio Semanal hizo un buen trabajo hasta que murió víctima del empuje de Milenio Diario.

La periodista más importante de México

No soy amigo de Denise, pero la aprecio y la respeto. Inclusive, la admiro. Los problemas económicos y legales del Canal 40 de Moreno Valle la obligaron a buscar opciones profesionales en otras empresas. Así llegó a Televisa, donde ha desarrollado un trabajo impresionantemente exitoso. Ahora ella es la periodista más importante de México.

Bailando la de Alicia Villarreal

Me dio gusto ver a Denise bailando y bromeando en un par de videos. Como todas las personas trabajadoras, serias y esforzadas, sabe divertirse en una fiesta. Envidio a los hombres y las mujeres que sin complejos cantan y bailan: nunca he podido hacerlo, no sé si por incapacidad física o por traumas emocionales. El hecho es que si la música suena, mi cuerpo no se mueve. En un evento en Cuba, una cantante de esas muy famosas puso a toda la sala a bailar y me obligó a levantarme. Cuando vio que yo permanecía inmóvil, con toda amabilidad me dijo: “Tú siéntate, no sirves para esto”. Y me senté.

Denise baila en uno de los videos con otras dos periodistas destacadas, Karla Iberia Sánchez y Paola Rojas. A la primera no la conozco, pero es una de las reporteras más premiadas de México; a la segunda la he tratado y me cae muy bien. No me sorprende que Paola cante y baile: la imagen que proyecta en la radio y la TV es al mismo tiempo formal y vivaracha.

Sí me llamó la atención ver a Denise bailando porque, a pesar de ser una estrella del periodismo televisivo, desde que la conocí en 1997 invariablemente la he visto como una académica en extremo rigurosa que impone autoridad con su sola presencia, como esas maestras duras que saben muchísimo y no perdonan la incompetencia de los estudiantes.

En el video Denise, Paola y Karla interpretan una canción grupera de la regiomontana Alicia Villarreal. Lo hacen muy bien. En el otro video, Denise y Loret bromen con noticias sobre la farándula.

Debates del 2018

Las tres jugarán un rol fundamental en el proceso electoral del próximo año. Desde luego, ocurrirá así por sus programas de televisión y de radio —Denise y Paola participan también en Radio Fórmula, desconozco si Karla tiene noticiero radiofónico—, esto es, por la posibilidad, que ojalá el burocratizado INE no anule, de invitar a los candidatos presidenciales no solo a entrevistas, sino a lo que podría ser más importante: debates entre ellos.

Sigo extrañando a Aristegui

Aprovecho el tema de los debates para algo que me propuse hacer desde que despidieron a Carmen Aristegui de MVS Noticias: exigir, cada vez que yo hablara elogiosamente de otros y otras periodistas, que Carmen vuelva a los medios electrónicos.

En 2012 la señora Aristegui condujo, en la radio, el mejor debate semanal de coordinadores de campañas de candidatos presidenciales: Ricardo Monreal, de AMLO; Luis Videgaray, de EPN, y Roberto Gil Zuarth, de Josefina.

En 2006 Carmen tuvo otro debate que, si no fue importante, no se me olvida porque lo viví: con Juan Ignacio Zavala como representante de Calderón; César Augusto Santiago, como colaborador de Madrazo, y yo como simpatizante de López Obrador.

Aunque Aristegui no está en los medios electrónicos tradicionales realmente masivos —CNN en español, ni hablar, llega a muy poca gente—, tiene la polémica periodista un buen programa de internet. Espero ver ahí debatiendo, cada semana, a Aurelio Nuño, jefe de la campaña de Meade; Poncho Romo, que manda en el equipo de Andrés Manuel, y a quién sabe quién de parte de Anaya… inclusive Carmen podría invitar a Juan Ignacio como representante de su hermana Margarita Zavala y al publicista de Jaime Rodríguez, Guillermo Rentería, que es el gran hacedor del fenómeno mercadológico que es El Bronco.

Los debates necesitan las grandes audiencias

Ojalá Aristegui no sea ignorada por los candidatos y sus coordinadores, pero en el mejor caso para ella, aceptemos la realidad, las grandes audiencias no las tiene su noticiero de internet, sino Televisa y Radio Fórmula. Así que los debates a fuerza tienen que ir a los grandes medios.

Sería criminal que el INE se opusiera a que Denise Maerker y Carlos Loret de Mola invitaran, por pares, a debatir en sus programas de TV a Meade y AMLO, a Anaya y Margarita, a AMLO y Anaya, a Anaya y Meade, a El Bronco y AMLO o solo a los tres más fuertes: en principio López Obrador, Meade y Anaya.

Los debates de más de tres son una tontería. El INE organizará debates de cinco candidatos, que estarán de hueva. No debe la autoridad electoral impedir que si dos o tres candidatos se ponen de acuerdo, vayan a la TV a intercambiar ideas. Si la televisora solo invita a tres o solo a dos presidenciables, o si solo aceptan dos, nadie deberá acusar al medio de no ser equitativo.

AMLO se hizo grande en un debate de Televisa

Andrés Manuel creció como político en un debate de TV organizado por un programa de Televisa, conducido por Joaquín López-Dóriga. Ocurrió en marzo del año 2000 cuando AMLO era candidato del PRD a la jefatura de gobierno capitalina. No debatió con otro candidato al gobierno del Distrito Federal, sino con Diego Fernández de Cevallos, que era mencionado como aspirante al Senado. AMLO le dio una paliza al Jefe Diego, que tenía fama de invencible en los enfrentamientos dialécticos.

AMLO a cuidar su ventaja, pero Meade y Anaya irán a todas

Estoy seguro de que Andrés Manuel, en 2018, para cuidar la ventaja que tiene en las encuestas no estará interesado en debatir con Meade ni Anaya. Cumplirá, nada más, con los encuentros entre candidatos que organice el INE y no aceptará verse con sus rivales en los medios.

Ese es un derecho de López Obrador, pero si Anaya y Meade quieren debatir en un programa de alto rating, como el de Denise —o el de Carlos Loret— en Televisa o el de ella o Paola Rojas o Ciro Gómez Leyva o el de Óscar Mario Beteta en Radio Fórmula, nadie deberá quejarse si los candidatos del PRI y el PAN lo hacen y, por su terquedad, el candidato de Morena no está presente.

Y tampoco nadie deberá protestar si Andrés Manuel solo acepta debatir en los medios con Margarita porque así convenga a la estrategia de Morena.

Relajados después de las fiestas

En la posada de Televisa Denise ya bailó y cantó con Karla y Paola y ya bromeó con Loret. Se relajaron, pues, y supongo más van a distender los nervios descansando unos días en Navidad y Año Nuevo. Así que tendrán energía de sobra en enero para perseguir candidatos y obligarlos a debatir ante las grandes audiencias para, de esa forma, acabar con la tiranía de los bobos spots electorales que nada le dicen a la gente.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web