La Carpeta:
1 de 10
 
El gobernador Jaime Rodríguez Calderón entró en su mayor curva de crisis y la espiral del deterioro de su gobierno ya lo ha convertido en un gobierno fallido. Ya no se trata de expectativas abortadas, se trata del ejercicio de su administración como ineptitud que, en algunos casos, devienen en muertes ciudadanas.
Jose Jaime Ruiz
febrero 13, 2017, 5:58 am

jjr-tubos

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón entró en su mayor curva de crisis y la espiral del deterioro de su gobierno ya lo ha convertido en un gobierno fallido. Ya no se trata de expectativas abortadas, se trata del ejercicio de su administración como ineptitud que, en algunos casos, devienen en muertes ciudadanas. En casi todas sus áreas, este es un gobierno fallido.

El proyecto de gobernabilidad y administración, junto con la búsqueda de la candidatura independiente a la Presidencia de la República, ya le reventaron al Bronco en sus manos. Si Jaime se decide a buscar esa candidatura, nada le asegura que pueda manejar la transición como lo había proyectado: Humberto Torres como gobernador interino, Manuel González como vicegobernador político y Roberto Flores como fiscal autónomo.

La realidad siempre da al traste con los diseños oníricos. Nuevo León sufre una crisis de inseguridad que Cuauhtémoc Antúnez no puede resolver; la contaminación es apenas soportable y Roberto Russildi ha sido completamente rebasado por esta crisis y la salud pública está comprometida. La otra crisis de salud, la de la influenza, ha arrojado decenas de muertos en una ciudad de primer mundo frente a las ciudades pobres de tercer mundo dentro de México, que tienen mejores cifras. Manuel de la O es una vergüenza como funcionario público.

Fernando Elizondo Barragán, desde la torpeza administrativa, prefiere pagar la deuda que realizar inversiones sociales. El gasto social en seguridad, educación, vivienda, salud pública está criminalmente acotado por políticas de administración insensibles: Elizondo prefiere gastar en el gobierno y no en la sociedad. Y no se diga la inoperante lucha contra la corrupción e impunidad de Ernesto Canales.

El nepotismo como forma de gobierno es inaceptable. Hoy podrán dar de baja a los familiares del procurador Roberto Flores Treviño, pero eso no basta porque otros funcionarios también tienen su buen grado de nepotismo, de compadrazgos y de amiguismo. El gobierno del Bronco, y esto es un insulto, es un verdadero gobierno priista.

El gobierno fallido provoca precandidatos fallidos, como lo demuestra la encuesta publicada por SDPnoticias donde el Bronco se encuentra muy atrás, incluso de los “independientes”, debajo de Gerardo Fernández Noroña, Juan Ramón de la Fuente, Pedro Ferriz y Jorge Castañeda. Jaime ya no es una opción, ni siquiera para golpear a Andrés Manuel López Obrador. Tenemos un gobierno fallido, desinflado, inepto.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web