La Carpeta:
1 de 10
 
En tanto la dualidad violencia-miedo sea el concepto rector de la comunicación de masas y la moralidad sea solo una cuestión de moda en una sociedad abandonada a su materialismo consumista no habrá control de armas que detenga las muertes entre los mas jóvenes.
Carlos Chavarria
mayo 27, 2018, 9:38 am

Ha ocurrido un nuevo asesinato masivo en una secundaria  en los EEUU y han muerto 8 niños a manos de uno de sus compañeros. De nuevo en el vecino país se levantan las voces de indignación que piden que su gobierno haga algo en dirección al control de armas y la verdad pienso que están enfocando mal el asunto.

No se podrán evitar los altos niveles de violencia en tanto a todos nosotros y muy en especial a nuestros jóvenes se les enseña que la mejor manera, la más eficiente, la más recompensada de arreglar los problemas es a balazos.

Soy de la generación de la radio y me tocó ver el nacimiento de la televisión comercial. Soy de la generación del Ojo de Vidrio, del Llanero Solitario, del Cisco Kid, de Mike Malone, de los Intocables, etc., series de radio o TV donde los buenos ganaban siempre, pero a base de balazos y eso no ha cambiado. Se sigue llenando la cabeza de todo el mundo con la violencia como mejor opción.

La historia que nos enseñan en las escuelas a todos en el mundo es la de próceres (los buenos) que a base de balazos y violencia lograron (solo se vence con violencia) la paz y el progreso por el que debemos estar agradecidos. El mensaje que se manda es claro, nada más sin la violencia se logran las cosas, no importa el residuo del miedo que se deja y que es bien utilizado por los gobiernos, es parte del paquete.

En la actualidad, el método más socorrido para negociar es la violencia o la amenaza con ella por delante. Los valores existen pero las diferencias se sanjan con balazos.

Nuestro pasado como cazadores recolectores bárbaros que tenían que defender sus tribus no ha cambiado ni tantito así a lo largo de miles de años, pero se ha hecho más sofisticado y subliminal, entonces más peligroso, más violento.

Hasta en lo más inocuo la violencia está presente en todo momento. En los deportes no se diga, se prefieren los violentos, aquellos donde la fuerza manda.

El control de armas y la consecuente prohibición de venderals a algunas personas no hace sino estimular al mercado negro, como ocurre en México.

Suena hipócrita que en un país que es el mayor productor y vendedor de armas en el mundo se piense en control de armas y nada se haga por detener el declive moral de las sociedades “modernas”.

En tanto la dualidad violencia-miedo sea el concepto rector de la comunicación de masas y la moralidad sea solo una cuestión de moda en una sociedad abandonada a su materialismo consumista no habrá control de armas que detenga las muertes entre los mas jóvenes.