La Carpeta:
1 de 10
 
Hay que agradecer los debates, nos dan un sentido de democracia. El de Carlos Loret de Mola nos dice mucho de los representantes de los candidatos, pero a veces las propuestas sólo son promesas, buenos deseos y no discusión a fondo. Lucha de egos, estos diálogos muestran y demuestran. ¿Qué fue lo que pasó?
Jose Jaime Ruiz
abril 4, 2018, 7:33 am

Hay que agradecer los debates, nos dan un sentido de democracia. El de Carlos Loret de Mola nos dice mucho de los representantes de los candidatos, pero a veces las propuestas sólo son promesas, buenos deseos y no discusión a fondo. Lucha de egos, estos diálogos muestran y demuestran. ¿Qué fue lo que pasó?

Tatiana Clouthier, representante de Andrés Manuel López Obrador, no es buena polemista. Sería mejor que la sustituyera Yeidckol Polevnsky. La pobreza argumentativa de Tatiana la simbolizó al sacar una piñata mínima y ponerla en la mesa. Así fue su nivel de discusión, representarse a ella y a AMLO como una piñata. Lo peor: hablar mal de Margarita Zavala al condicionarla como “mujer”, como una mujer sometida, no liberada. Juan Ignacio Zavala, de la mejor manera, la reconvino. Pretendida “niña bien” (“hello?”), Tatiana se vio disminuida. Perdió.

¿El mejor? Jorge Castañeda. Aunque, creyente, Jorge se vio ingenuo. Ricardo Anaya lo convenció, dijo. Castañeda tiene que resolver sus luchas por candidatos independientes y por gobierno de coalición en otras trincheras. Ricardo embauca, embauca y traiciona. ¿Cómo pretender un gobierno de coalición, incluyente, transparente y abierto cuando el ejercicio político de Anaya ha sido todo lo contrario? Jorge es un excelente polemista, pero sus luchas democráticas lo obnubilan. Los ideales del Güero chocan con las realidades de Ricardo.

Aurelio Nuño en lo suyo: confrontar el “cambio con continuidad” o algo así, del cual se rio Castañeda, frente al proyecto de retroceso de Andrés Manuel López Obrador. ¿Su peor momento? Cuando le pidieron que José Antonio Meade mostrara su 3de3. Aurelio se vio mal, quiso cambiar de tema con el tema del debate propuesto por José Antonio y eso lo ahogó en el debate.

Juan Ignacio Zavala en lo suyo: hablando desde la fraternidad y criticando lúcidamente. Cuando no se exalta, Juan Ignacio polemiza con buenos argumentos. Y el mejor argumento es su hermana Margarita a quien la alejó del sexenio de Felipe Calderón, hay matices dijo, pero también la victimizó como la única candidata independiente. A Zavala le faltó expresar que, a la única candidata mujer no sólo la jode la falta de equidad de género sino también enfatizar en la falta de equidad en la promoción. Lo que no es parejo es chipotudo, decía un excelente periodista.

¿Y Loret? Moderó muy bien, le faltó controlar mejor los tiempos de exposición y acrecentar las interrupciones.