La Carpeta:
1 de 10
 
Por cierto, poco se ha dicho acerca del gran perdedor en la hazaña de AMLO que lo llevó a conquistar la Presidencia de México con 30 millones de votos.
Federico Arreola
julio 11, 2018, 8:43 am
“El lodo, a los podridos”. Bertolt Brecht

Un joven periodista de El Universal, especializado en temas de negocios, Mario Maldonado, insiste en que Carlos Urzúa, nombrado secretario de Hacienda por López Obrador, podría dejar el cargo para que lo ocupara Santiago Levy.

Durante la campaña había circulado ese rumor. ¿Quién insiste en poner fuera del gobierno que ni siquiera ha iniciado a uno de los hombres en los que más confía AMLO?

En este caso, no me parece que la maldad o la grilla vulgar sea una iniciativa del columnista Maldonado, que actúa como los perros de rancho.

Decían los viejos políticos mexicanos:

¿Por qué ladra un perro de rancho? 

Respuesta: Porque ladra otro perro del mismo patio.

¿Y por qué ladra ese otro perro?

Respuesta: Porque oye ladrar, a lo lejos, a los  perros de otro rancho.

No hay ninguna razón para pensar que Urzúa vaya a dejar, antes de siquiera empezar a ejercerlo, un puesto de enorme importancia en el gobierno de Andrés Manuel.

Pero los perros de rancho ladran…

Carajo, así es la grilla: sobran interesados en acomodarse en el gabinete del nuevo gobierno, como el tal Santiago Levy.

¿Quién promueve al señor Levy? Habrá que buscar al que verdaderamente está detrás de ello, esto es, al dueño del perro que tanto ladra.

El gran derrotado

Por cierto, poco se ha dicho acerca del gran perdedor en la hazaña de AMLO que lo llevó a conquistar la Presidencia de México con 30 millones de votos.

No, no es el PRI. Tampoco el PAN. El gran perdedor se llama Ricardo Monreal.

Hace un par de años habríamos jurado que Monreal, en cualquier gabinete de AMLO, iba a ser considerado para la Secretaría de Gobernación o, al menos, para la de Seguridad Pública.

Pero Monreal no está ni en una ni en otra. Gobernación será para Olga Sánchez Cordero y Seguridad para uno de los políticos más completos del equipo de López Obrador, Alfonso Durazo (el otro político de peso pesado del gabinete es Marcelo Ebrard).

¿Dónde quedó Monreal? No hay nada todavía para él. Ni habrá cargo de importancia política real para ese personaje que quiso jugar a las vencidas con López Obrador, y perdió.

Ni hablar, uno menos entre los relevantes.