La Carpeta:
1 de 10
 
Jaime Rodríguez Calderón puede o no finalizar su carrera en el 2021. ¿Qué le espera? Si hace las cosas bien, puede que una Secretaría de Estado. Por lo pronto, increíble: el Bronco regresó.
Jose Jaime Ruiz
noviembre 13, 2018, 7:23 am

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, está de regreso. Después de su azarosa aventura de buscar la Presidencia de la República, el Bronco está haciendo política nacional y local. Se deslindó de Enrique Peña Nieto, siente que lo traicionó a él y a Nuevo León. Como lo dijo en su momento Andrés Manuel López Obrador, el nuevoleonés entró en la campaña para restarle votos. Y, sin embargo, meses después hay cambio de discurso. “Vamos a ser jonroneros, sacaremos la bola del cuadro”, le comentó Andrés Manuel, en corto, al Bronco.

Los apoyos dentro del Presupuesto 2019 así lo indican en obras como el Metro, la ampliación de los penales y la Presa Libertad. Al paso, Jaime debe de convertir la presa en la obra insignia de su sexenio, su legado.

Otro momento político de la renovación en la gobernanza en Nuevo León se dio cuando se impuso a Bernardo González Garza, quien era titular de Seguridad en el Gobierno de Nuevo León, para presidir el Concejo Municipal de Monterrey a través de la comisión de Gobernacion del Congreso local. Bernardo ha crecido políticamente bajo el manto del Bronco y eso se lo debería de agradecer. Monterrey quedó acéfala luego de que los tribunales declararon que era necesaria una nueva elección.

Y en los tribunales se irán resolviendo o posponiendo quién será la próxima autoridad electa en el estado. La proyección política es que el alfil del Bronco se quede, al menos, un año en la conducción administrativa de la capital de Nuevo León, mientras la lucha electoral entre el PRI, el PAN y, ahora Morena, se acentúa.

Morena puede impugnar esta nueva elección porque el candidato de la coalición partidista salió del Partido del Trabajo, el popular Patricio “Pato” Zambrano, quien consiguió alrededor de 100 mil votos, pero eso no indica que sea de nuevo el candidato de Morena. “El Pato” quedó en tercer lugar mientras que el exalcalde panista, Felipe de Jesús Cantú, y quien fue alcalde hasta hace unos días, el priista Adrián de la Garza, se disputaron el primer lugar. Las marrullerías del equipo de Felipe de Jesús fueron más evidentes y consistentes que las de Adrián y bajo el esquema de esas tropelías, los nuevoleoneses gastarán en esta nueva elección más de 40 millones de pesos.

Lo que está en juego son los enormes recursos que obtiene la ciudad de Monterrey. En Morena se trató de convencer a Cristina Sada Salinas quien, en una elección pasada, captó cerca de 300 mil votos. El problema de esta candidatura, tal vez, sea la residencia si Cristina tiene su credencial de elector en el municipio de San Pedro.

Alianzas van y alianzas vienen, inclusive el presunto acercamiento entre Felipe de Jesús Cantú y el también exalcalde Adalberto Madero, lo cual no sería muy del agrado del Partido Verde. Y no todos los priistas están de acuerdo en apoyar a Adrián de la Garza para que repita en la alcaldía. Hubo grupos de priistas que trabajaron en su contra en la elección de julio. Son los priistas que no desean que el grupo del anterior gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz, dispute la próxima elección para gobernador en Nuevo León.

El acercamiento entre el Bronco y Morena es real. La lógistica del Gobierno fue utilizada para la visita de agradecimiento de Andrés Manuel en la Macroplaza. Jaime se está convirtiendo en el sexto gobernador de Morena. A López Obrador no le molestan los calificativos de campaña, lo que sí preocupaba es la posible triple alianza del Bronco, Enrique Alfaro en Jalisco y Javier Corral en Chihuahua para salirse del pacto federal.

El equipo de Morena en Nuevo León, encabezado por Carlos Suárez (quien usa el sitio www.lapoliticaonline.com.mx para posicionar sus posturas políticas), y el del Bronco, a través del secretario de Gobierno, Manuel González, cada vez se amarran más. Jaime Rodríguez Calderón puede o no finalizar su carrera en el 2021. ¿Qué le espera? Si hace las cosas bien, puede que una Secretaría de Estado. Por lo pronto, increíble: el Bronco regresó.