La Carpeta:
1 de 10
 
Eugenia León es una de las mejores cantantes vivas de México. En persona es media pesadita y tensa cualquier charla que se entable con ella por sus poses de diva progresista. Pero eso no le quita su talento indiscutible.
Eloy Garza
junio 29, 2018, 7:03 am

Eugenia León es una de las mejores cantantes vivas de México. En persona es media pesadita y tensa cualquier charla que se entable con ella por sus poses de diva progresista. Pero eso no le quita su talento indiscutible.

Que Eugenia cantara una adaptación de La Paloma en el cierre de campaña de AMLO fue una decisión curiosa, por decir lo menos. La Paloma (que es una habanera, la compuso un español y se estrenó en Cuba), era la canción preferida de la emperatriz Carlota, esposa, para quien no lo sepa, de Maximiliano, enemigo jurado de Benito Juárez, principal referencia histórica de AMLO.

Por lealtad a su amiga Carlota, la cantante de ópera, Concha Méndez, entonaba La Paloma cada vez que se lo pedía su cuatacha la emperatriz. Luego, ya fusilado Maximiliano, Concha Méndez le rindió un homenaje en el teatro, entonando en su memoria la primera estrofa de La Paloma, misma que no terminó porque la bajaron del escenario entre abucheos e insultos del respetable.

Resucitar La Paloma en un evento masivo de corte juarista (supongo) fue una metida de pata de Eugenia León. Hubiera cantado mejor la parodia republicana “Adiós, Mamá Carlota, narices de pelota”, cambiando Mamá Carlota por Enrique Peña Nieto o algo similar. Pero no pude aconsejarla a tiempo. Ahí pal’otra.