La Carpeta:
1 de 10
 
La contradicción de su discurso con su proyecto es una constante, en los debates no usa casi ninguno de los conceptos que contiene su propuesta porque se crearía compromisos públicamente para hacer cosas irrealizables y además respetar las leyes.
Carlos Chavarria
mayo 31, 2018, 10:54 am

Cada vez es más frecuente que los allegados al socialista López tengan que salir a  “explicar” lo que quiso decir López Obrador. Así fue con el NAICM, con  los pleitos con la “mafia de empresarios” según él mismo los calificó.

Con los exabruptos expropiatorios de Taibo, también le entró Poncho Romo a explicar que el proyecto de nación de ellos es respetuoso de las leyes y de la libre empresa.

Con la cancelación de la reforma educativa, las alarmas fueron más fuertes y Esteban Moctezuma trató de “explicar” lo que contiene el proyecto de nación de ellos.

La verdad de todo es que López Obrador no conoce su propio proyecto, el que festinó con sendos eventos y que marcaron el inicio oficial de su campaña, pero no solo eso, no ha sido capaz se salir y refrendarlo, mucho menos  defenderlo en un debate abierto o controlado como los que hace el INE.

Tan sencillo que sería para López usar los debates y sus reuniones con tantos grupos y que le hicieran una tarjetas para que su discurso se mantuviera dentro del marco de planeación del documento defendido por los suyos.

No lo hace porque  no le interesa ni le importa, el único proyecto que persigue es el personal, el suyo, hacerse con el poder.

El “Proyecto de Nación 2018-2014” fue elaborado por algunas gentes asociadas a Romo y es de utilidad para ganchar bobos que se lo crean, dígalo si no, el hecho de en cada aparición pública siempre propone la ruptura con los contenidos del plan y un regreso a los tiempos del Echeverría.

Un ejemplo. En sus discursos ha propuesto en forma reiterada el entregar $3,600.00 a 3 millones de jóvenes  para que estudien y/o se conviertan en aprendices sin cortapisa alguna.

En el Proyecto de Nación 2018-2024 se habla de programas de apoyo que serán graduales, se mencionan requisitos y etapas para cada uno de los 5 programas más o menos de 150,000 beneficiarios totales por etapa, buscando llegar después de 5 años a 750,000 beneficiarios.

En la propuesta que hicieron sus devotos intelectuales creyentes se insiste en forma reiterada que no habrá nuevas leyes, que se trata de aplicar bien y con imparcialidad las que existen, sin embargo él y sus porros también han insistido en que gobernarán por decreto y que nada más llegando lanzarán su primera  iniciativa preferente para cancelar la reforma educativa.

La contradicción de su discurso con su proyecto es una constante, en los debates no usa casi ninguno de los conceptos que contiene su propuesta porque se crearía compromisos públicamente para hacer cosas irrealizables y además respetar las leyes.

A lo mejor a López le pasa lo que a mí cuando leo algo como lo siguiente, que es el resumen  ejecutivo del apartado de Política Laboral del proyecto de nación:

“Se propone establecer un reconocimiento a empresas que otorguen salarios justos, los que seri?an previamente determinados por un grupo de expertos, acade?micos y miembros de la sociedad civil, entendiendo por salarios los inscritos ante la institucio?n de seguridad social. Dicha certificacio?n podra? trasparentarse de manera pu?blica por las empresas o entidades econo?micas, haciendo posible la visualizacio?n de su comportamiento. A la vez promovera? la vigilancia ciudadana de los derechos laborales y otorgara? a los consumidores poder de decisio?n para demandar o no los productos y servicios que se ofrecen. Asimismo, la certificacio?n sera? considerada para licitaciones pu?blicas o adjudicaciones.”

¿Qué es lo que quieren hacer los que redactaron este resumen? Se puede interpretar de mil maneras distintas, ustedes decidan.

Los invito a que lean el documento referido y vayan midiendo el grado de incertidumbre en el que están metiendo al país estas gentes de Morena.