La Carpeta:
1 de 10
 
Nadie ha querido provocar problemas económicos, ni siquiera los que pronosticaron una crisis si se cancelaba el NAIM en Texcoco. Pero como fueron tantos los que se sumaron al viaje que solo podía llevar a la inestabilidad financiera de México, hemos vivido momentos complicados que, por fortuna, parecen ya haber quedado en el pasado.
Federico Arreola
noviembre 3, 2018, 9:15 am

Paradoja

Dice Wikipedia: “La paradoja de Abilene se da en el momento en que los límites de una situación particular presionan a un grupo de personas para actuar de una forma que es opuesta a sus deseos individuales”.

Nadie ha querido provocar problemas económicos, ni siquiera los que pronosticaron una crisis si se cancelaba el NAIM en Texcoco. Pero como fueron tantos los que se sumaron al viaje que solo podía llevar a la inestabilidad financiera de México, hemos vivido momentos complicados que, por fortuna, parecen ya haber quedado en el pasado.

El viaje a Abilene

Sigo con Wikipedia: A veces las situaciones lamentables se dan “cuando un grupo continúa con actividades desacertadas que ningún miembro de tal grupo quiere”, pero que todos siguen emprendiendo para no quedar mal con los otros.

La paradoja de Abilene “fue observada por el experto en administración Jerry B. Harvey en su libro de 1988 The Abilene Paradox and other Meditations on Management”.

El viaje a Abilene se decide así:

— “Una calurosa tarde en Coleman, una familia compuesta por suegros y un matrimonio está jugando al dominó cómodamente a la sombra de un pórtico”.

— “Cuando el suegro propone hacer un viaje a Abilene, ciudad situada a 80 km., la mujer dice: 'Suena como una gran idea’, pese a tener reservas porque el viaje sería caluroso y largo, pensando que sus preferencias no comulgan con las del resto del grupo”.

— “Su marido dice: ‘A mí me parece bien. Sólo espero que tu mamá tenga ganas de ir’. La suegra después dice: ‘¡Por supuesto que quiero ir. Hace mucho que no voy a Abilene!’…”.

— “El viaje es caluroso, polvoriento y largo. Cuando llegan a una cafetería, la comida es mala y vuelven agotados después de cuatro horas”.

— “Uno de ellos, con mala intención, dice: ‘¿Fue un gran viaje, no?’…”.

— “La suegra responde que, de hecho, hubiera preferido quedarse en casa, pero decidió seguirlos sólo porque los otros tres estaban muy entusiasmados”.

— “El marido dice: ‘No me sorprende. Sólo fui para satisfacer al resto de ustedes’…”.

— “La mujer dice: ‘Sólo fui para que estuviesen felices. Tendría que estar loca para desear salir con el calor que hace’…”.

— “El suegro después refiere que lo había sugerido únicamente porque le pareció que los demás podrían estar aburridos”.

— “El grupo se queda perplejo por haber decidido hacer en común un viaje que nadie entre ellos quería hacer. Cada cual hubiera preferido estar sentado cómodamente, pero no lo admitieron entonces, cuando todavía tenían tiempo para disfrutar de la tarde”.

— “El fenómeno es una forma de pensamiento de grupo. Se explica por teorías de conformidad de la psicología cognitiva social que sugieren que la especie humana suele sentirse desanimada para actuar en contra de la tendencia del resto del grupo”.

— “En resumen, la paradoja de Abilene postula que en situaciones críticas existe, en el pensamiento gregario, una tendencia a tomar decisiones poco satisfactorias”.

Ildefonso no viajó

Solo un personaje del sistema neoliberal, por así decirlo, el señor Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, se negó a ir al viaje que planearon y emprendieron prácticamente todos sus amigos.

Ildefonso dijo que la cancelación de las obras del aeropuerto en Texcoco no significaba el inicio de una crisis económica. Entre los suyos, nadie le creyó. De hecho, desacreditaron al negociador del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá acusándolo de mentir solo para quedar bien con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. La razón por la que Guajardo, se supone, quiere agradar a AMLO es la de ser candidato a gobernador de Nuevo León por el partido Morena en 2021.

Los que se sumaron al viaje solo por quedar bien con el grupo

Todas las otras personas e inclusive las instituciones que en general piensan como Ildefonso decidieron ir a Abilene, aunque probablemente sospechaban que la cosa iba a terminar mal.

Es larga la lista de analistas, economistas, periodistas, banqueros, directivos de organizaciones empresariales y hombres y mujeres de negocios que, como los perros de rancho, decidieron ladrar en defensa del NAIM en Texcoco solo porque otro perro ladraba.

Pero una cosa era defender Texcoco, y otra muy distinta profetizar en un coro gigantesco que la cancelación del NAIM o NAICM iba a provocar una crisis económica.

Los perros de rancho de las finanzas, la economía y los negocios de México saben que cancelar un aeropuerto, por grande que sea, solo es eso: la cancelación de una obra pública. De ninguna manera representa el estallido de una crisis económica.

De hecho, nadie entre quienes pronosticaron la crisis, la deseaba. Y quizá hasta comprendían que profetizar en grupo las dificultades terminaría por provocarlas.

El hecho es que a las siguientes personas les pareció imposible decirle NO al grupo y con mucha alegría y mayor irresponsabilidad crearon las condiciones para que el problema se diera. Si hubieran callado o, al menos, si hubieran analizado con menos histeria la cancelación del NAIM, no habría pasado nada.

La lista

Enseguida algunos de los muchísimos que viajaron a Abilene.

1.- Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex. No se ha cansado de decir que la cancelación del NAIM es muy mala para  toda la economía mexicana.

2.- Raymundo Riva Palacio, columnista de El Financiero. Ha dicho en sus escritos que Andrés Manuel cometió el peor de los errores.

3.- Carlos Mota, columnista de El Heraldo de México. No ha buscado sembrar miedo pronosticando una catástrofe económica por la cancelación de las obras en Texcoco, pero el miedo se le nota y lo contagia.

4.- Denise Dresser, de Reforma. “El resultado de la consulta nos coloca en el peor de todos los mundos: gana la opción que no es técnicamente viable y gana vía un proceso manchado. No habrá aeropuerto ni legitimidad”.

5.- Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Es otro de los que han insistido hasta la saciedad en que Los Mercados nos van a reprobar.

6.- Valeria Moy, economista. Otra adoradora del Los Mercados, que serán durísimos con México porque el presidente electo se atrevió a cancelar una obra.

7.- UBS, banco suizo. Esta institución fue realmente pinche al pronosticar que después de la consulta popular para dedicar la ubicación del nuevo aeropuerto, López Obrador consultará a la gente para reelegirse y para usar indebidamente las reservas del Banco de México.

8.- Grupo Bursátil Mexicano. En un informe destacó que saldrá carísima la cancelación del NAIM o NAICM.

9.- Moody’s. Con total irresponsabilidad degradó la calificación de bonos del NAIM.

10.- La calificadora Fitch. Todavía más irresponsablemente cambió a negativa la situación crediticia de México.

11.- HR Ratings, calificadora mexicana patito. Cambió a negativa la deuda soberana de México.

12.- Citibanamex. Pronosticó el error de octubre si la consulta popular exigía cancelar el proyecto de Texcoco.

13.- BBVA Bancomer. AMLO generó más dudas que certezas entre los inversionistas al cancelar el NAICM.

14.- Juan Pardinas, de Reforma e IMCO. “Someter el NAIM a consulta es como darse un balazo en el pie”. Y en esa idea catastrofista ha profundiado bastante.

15.- Eduardo Ramírez, de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. Igual que el anterior, se la pasó descalificando a Santa Lucía con tesis que no eran técnicas, sino simple siembra de miedo

16.-Francisco Cervantes Díaz, de Concamin. En las mismas: cancelar Texcoco es un gran error.

17.-Alberto Aguilar, de El Heraldo de México. Uno de tantos columnistas mexicanos especializados en temas económicos que ha insistido hasta la necedad en que habrá caos por la cancelación de las obras en Texcoco.

18.- David Páramo, de Excélsior. En esencia ha escrito lo mismo que Mora, Aguilar, etcétera: cancelar Texcoco es la ruina de México.

19.-Columna Templo Mayor, de Reforma. El buque insignia de la prensa fifí ha guiado todos los ataques contra la cancelación de Texcoco. De hecho, la frase —“error de octubre”— que más se repitió después de que Citibabamex la usara, es en realidad original de Templo Mayor.

20.- Héctor Aguilar Camín, de Milenio. Aunque sus conocimientos económicos no son sólidos, y se nota en sus escritos, se ha metido bastante al tema para hacer aquello en lo que es insuperable: golpear a un grupo político, el de AMLO, con el que no está de acuerdo.

21- Enrique Díaz-Infante Chapa, de Reforma. Otro de los articulistas que en tono doctoral han profetizado el desastre por la cancelación del NAIM.

22.- Luis Miguel González, director editorial de El Economista. Normalmente prudente, esta vez se ha ido con el punto de vista de la mayoría de que Los Mercados nos van a castigar.

23.- Carlos Marín, de Milenio. La “grotesca, prolongada y fraudulenta” consulta que sirvió a AMLO para cancelar el aeropuerto en Texcoco llevará a México a sufrir toda clase de males.

24.- Sergio Allard, presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes. Siempre a favor de Texcoco con argumentos alarmistas generadores de pánico.

25. María Amparo Casar, de Excélsior. Un partido y su líder hicieron las preguntas, decidieron dónde poner casillas, designaron los representantes, fueron conociendo los resultados, trasladaron las urnas, contaron los votos y nos informaron".