La Carpeta:
1 de 10
 
Los que se deben sentir traicionados son Enrique Peña Nieto y sus compinches. Nada peor que el beso del diablo.
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 5, 2012, 5:50 am

Es difícil encontrar en México persona alguna dispuesta a apostar por el equilibrio mental de Vicente Fox Quesada. No se trata solamente de las asumidas dosis cotidianas de un medicamento llamado Prozac (fluoxetina), que en agosto del 2001 perdió la exclusividad de su registro y ahora se vende también como Sarafem.

Para el caso es lo mismo. Tomado regularmente, esto es a diario, sigue siendo un eficaz auxiliar en los trastornos de la depresión, la ansiedad, el pánico, la obsesión compulsiva, la bulimia y el síndrome premenstrual. Salvo el último, hay millones de mexicanos –incluyendo su esposa, que lo medicaba amateur– afirmando que Fox sufría de esos males. Paa muchos, eso justificaba sus extravagancias.

Vicente Fox acaba de sufrir aparentemente un ataque de depresión, ansiedad, pánico y obsesión compulsiva.

Uno de los hombres más grandes del Renacimiento, Erasmo de Rotterdam, no sólo tuvo el privilegio de ser retratado dos veces por Hans Holbein; escribió, entre otras cosas y de la mano de Tomás Moro, el "Elogio de la Locura". En su burlón texto, la hija de Plutón y una ninfa está acompañada en su locura por la embriaguez, la ignorancia, la adulación, el olvido, la flojera, el placer, y la intemperancia entre otros. Si les suena familiar, yo no tengo la culpa. Erasmo es Erasmo.

Luego de besar la mano a la candidata de su partido a la Presidencia de México –bueno, al menos es el partido que le llevó al poder y a la locura– Vicente Fox ha salido con su domingo siete de que hay que votar por el ya se sabe que va a ganar, esto es Enrique Peña Nieto. Precisamente cuando esa sostenida convicción se ve ligeramente más débil.

Los panistas se llaman a traición, como lo hicieron con la inclinación del señor Espino. Los que se deben sentir traicionados son Enrique Peña Nieto y sus compinches. Nada peor que el beso del diablo.

Y del diablo loco, además.

felixcortescama@yahoo.com