La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
agosto 5, 2016, 9:28 am

La volatilidad cambiaria, los recortes presupuestales y el aumento en el precio de las gasolinas fueron algunos factores que impactaron en el ánimo de las familias mexicanas cuya perspectiva sobre su situación económica y del país disminuyó durante julio.

El Índice de Confianza del Consumidor, que miden conjuntamente el Banco de México y el Inegi, acumuló seis meses a la baja en su comparativo anual y se ubicó en su menor nivel desde febrero de 2014.

Al séptimo mes del año, el indicador llegó a 88.97 puntos con base en cifras ajustadas por estacionalidad, un retroceso de 1.8% respecto al mes anterior y de 3% con relación a igual periodo del año anterior. Es el valor del índice más bajo en 29 meses.

De acuerdo con resultados de julio, sobre los componentes que integran el índice, hoy los mexicanos perciben que la situación económica de sus hogares respecto a la de hace un año y a la prevista en los próximos 12 meses no es mejor que la de 2015.

Tampoco son más optimistas sobre la situación económica actual del país, con relación a la de hace un año ni tampoco respecto a la esperada en los próximos 12 meses.

// Medios