La Carpeta:
1 de 10
 
El gobierno de China ofrece comprar a Estados Unidos 70 mil millones de dólares en diversos productos.
FELIX CORTES CAMARILLO
junio 6, 2018, 9:54 am

En el favorito medio de comunicación del señor Trump, el lunes pasado el Presidente tuiteó que los productores agrícolas de su país han sido maltratados durante los últimos quince años, lo que ha beneficiado especialmente a México, Canadá y China. De ahí las medidas que en reciprocidad México y Canadá pretenden tomar para gravar una serie de mercancías que nos venden de allá para acá, puesto que Trump quiere gravar el acero —muy poco— que les vendemos a los gringos y el aluminio —aún menos—, con tasas más bien simbólicas que efectivas.

China ha tenido una actitud más astuta, en lugar de agarrar el pleito por los cuernos. El señor Wilbur Ross, secretario de Comercio del imperio, acaba de reportarle a su jefe la oferta del gobierno chino que le hicieron personalmente en Pekín: El gobierno chino ofrece comprarle a Estados Unidos setenta mil millones de dólares en diversos productos; estamos hablando de frijol de soya, maíz, gas, petróleo crudo, entre otras cosas. Como moneda de cambio, los chinos pretenden que no se ejerzan los aranceles con los que Trump amenaza.

Setenta mil millones de lo que sea son muchos millones; comparado con los 350 mil millones que Trump dice es el monto del superávit chino en el comercio con su país, es apenas la quinta parte de esa suma. Pero lo cierto es que los chinos están ofreciendo comprar productos de los estados de Norteamérica cuyos votos fueron básicos para el triunfo de Trump: Los agroproductores. Estados que van a ser muy importantes en las elecciones medias del próximo noviembre. Como se ve, en todas partes se cuecen habas o en Washington también hace aire.

Yo no sé si la estrategia china tenga probabilidades de éxito. Lo que me queda claro es que ya pusieron al dueño temporal de la Casa Blanca a pensar, en lugar de la visceral reacción de Canadá y México de reciprocar las sanciones arancelarias a los productos que importamos de allá.

Lo que no entienden los políticos y sus analistas es que la elevación de tarifas arancelarias solamente repercute en el precio final que paga el consumidor: En Canadá, México o Estados Unidos.

PILÓN.-En Jalisco o Veracruz, Michoacán o Tamaulipas, ya está totalmente claro que la guerra que inició el expresidente Calderón se ha revertido. El crimen organizado ha salido a las calles a matar a los hombres de verde olivo. Los soldados y marinos, ya lo hemos dicho, son esencia del pueblo mexicano; jóvenes que nunca tuvieron al alcance de sus sueños la educación o el empleo se alistaron en la tropa. Ahí tenían por lo menos unas botas, un vestido y un rancho que su país nunca quiso o pudo ofrecerles.

Hoy, ese país sólo les ofrece la posibilidad de que los maten. Porque si repelen la agresión, ahí estarán los organismos de Derechos Humanos para llevarlos ante una supuesta justicia.