La Carpeta:
1 de 10
 
Doroteo Treviño Puente, secretario técnico de la Cuenca del Río Bravo de la Conagua, dio a conocer que la situación es crítica en materia del volumen de agua en las presas de Nuevo León.
Staff
agosto 30, 2018, 10:32 am

Doroteo Treviño Puente, secretario técnico de la Cuenca del Río Bravo de la Conagua, dio a conocer que la situación es crítica en materia del volumen de agua en las presas de Nuevo León.

Lo anterior, aunado a que se prevén muy pocas lluvias en los próximos días y en los próximos meses, debido a que hay pronósticos muy bajos.

En este sentido, señaló que la situación más crítica la vive la presa de La Boca, al tener sólo un 42% de llenado, es decir el nivel más bajo de los últimos 20 años.

"La presa de La Boca el día de hoy tiene un volumen almacenado de 16.599 millones de metros cúbicos, este volumen representa el 42 por ciento de llenado, pero es crítico porque es el nivel más bajo de los últimos 20 años, que tenemos registrados y la expectativa que teníamos de lluvia es muy baja, para lo que resta de este mes".

"En el caso de Cerro Prieto, el día de hoy tenemos 110 millones de metros cúbicos que representan el 36.6 por ciento de llenado, en el caso estamos en el cuarto nivel más bajo de los últimos 20 años, solamente superado, en el año 2000, 2001 y 2013".

"En el caso de la presa El Cuchillo, el día de hoy tenemos 709.318 millones de metros cúbicos, este volumen representa el 63.1 de llenado y es el sexto año más bajo que este".

El experto de la Conagua manifestó que de no haber lluvias en los próximos meses, el abastecimiento sólo duraría hasta el verano del próximo año.

UTILIZARÁN AGUA TRATADA EN ACTIVIDADES DEL SERVICIO PÚBLICO

Ante del alto consumo de agua de uso doméstico en regado de jardines y demás actividades del servicio público, el estado solicitará a los municipios optar por agua residual tratada.

Tras sostener una reunión con integrantes del Fondo Metropolitano del Agua, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón informó que se tomarán nuevas medidas para el ahorro del vital líquido.

Según estudios realizados por el organismo, el servicio público demanda un metro cúbico por segundo, lo que en cantidad se traduce a toda el agua de la Presa La Boca.

“Nos ha crecido mucho el gasto del agua para el servicio público, los Municipios gastan mucha agua doméstica regando jardines, regando plazas, y eso ya no es posible”.

“Di una instrucción al director de Agua y Drenaje convoque a los alcaldes para que les dé a conocer lo que cada uno hace, no es momento ahorita de estar usando el agua doméstica en algo que no sea doméstico”.

“Ahorita en este momento no tenemos agua para poder estarla tirando de esa manera”, expuso.

La paraestatal, dijo, pondrá a disposición de la autoridad municipal agua residual tratada para este tipo de actividades.

De seguir utilizando agua de uso doméstico, los Municipios serán acreedores a una multa.

“Entiendo que los municipios quieren tener sus jardines, sus plazas regaditas, y eso pero creo que podemos en cierta medida detenernos un poco y empezar a usar otro tipo de agua, agua tratada, por ejemplo”.

“La tenemos y la pondremos a disposición de los municipios para que ellos puedan regar”.

Durante el encuentro privado se presentó el Plan Hídrico, el cual fue aprobado por el gobierno estatal.

Otra de las recomendaciones fue agilizar la construcción de la Presa Libertad y modificar la operación de las presas a manera de estar preparados para la escasez de lluvias.

“También se habló de planear la operación de las presas para evitar la evaporación, es decir, bombear más agua de las presas hacia el servicio de la comunidad y tener el almacén de las fuentes de abastecimiento que no son las presas, sino los pozos acuíferos”.

Por otro lado, se acordó trabajar en el desasolve del río Santa Catarina.

Indicó que si bien ecologistas están en contra del retiro de la vegetación, es necesario permitir el libre paso del afluente.

“Algunos dicen que hay que dejar los arboles grandotes, y yo les digo: bueno, dejamos el árbol grandote y nos vamos a quedar sin calle, porque cuando venga el agua no va a respetar el árbol grandote, se lo va a llevar”.

“Es algo que tenemos que hacer y que es inevitable, si no nos cae un aguacerazo, el agua se concentra en el río Santa Catarina y nos va a poner una friega”, agregó.

// El Porvenir