La Carpeta:
1 de 10
 
El centro citadino se vio prácticamente "estrangulado" este domingo por los regios que aprovechando un mejor clima, se volcaron al primer cuadro de la ciudad para participar del "Buen Fin" y hacer sus compras mientras otros tantos participaban en las peregrinaciones rumbo a la Basílica.
Staff
noviembre 19, 2018, 7:58 am

El centro citadino se vio prácticamente "estrangulado" este domingo por los regios que aprovechando un mejor clima, se volcaron al primer cuadro de la ciudad para participar del "Buen Fin" y hacer sus compras mientras otros tantos participaban en las peregrinaciones rumbo a la Basílica.

Ni las banquetas móviles implementadas por el Concejo Ciudadano de Monterrey ni una mayor presencia de agentes viales pudieron paliar el congestionamiento vial que comenzó desde el pasado 16 al arrancar el "Buen Fin".

Las diferentes tiendas de ropa, calzado, electrodomésticos y departamentales registraron una copiosa afluencia de compradores, lo que obligó que algunos comercios de la zona Morelos se vieran en la necesidad de cerrar sus puertas debido a la gran cantidad de gente.

Los compradores acudieron, en su mayoría, acompañados de sus familias para aprovechar las compras y pasear.

Los regiomontanos comentaron que la mayoría de los comercios habían respetado las ofertas, pero lo que más se ofertaba eran los famosos "meses sin intereses".

Lo productos de mayor demanda, sin duda alguna fueron los electrónicos, siendo las pantallas, laptops y celulares los más solicitados.

LAS PEREGRINACIONES

A unas semanas de los festejos de la Virgen de Guadalupe, las calles del primer cuadro de la ciudad se ven cada vez más saturadas por las crecientes peregrinaciones que parten desde diferentes puntos hacia la Basílica, en la colonia Independencia.

Avenidas como Pino Suárez y Zaragoza son algunas de las principales arterias que utilizan los contingentes religiosos para llegar a su destino y aunque hay presencia de los elementos de Vialidad, la falta de cultura vial es un factor que opaca el trabajo de los elementos.

En los alrededores del Santuario de Monterrey hay importante afluencia de peregrinos que además de acudir al recinto religioso, disfrutan de los comercios que se encuentran alrededor.

Calles circunvecinas a la basílica de Guadalupe como Tepeyac, Guanajuato, Libertad, Juan Pablo II y Jalisco son algunas de las calles que lucen totalmente intransitables.

Además, debido a obras viales realizadas en la misma colonia independencia, se genera mayor caos vehicular ya que los automovilistas buscan rutas alternas para poder salir de la zona.

El Concejo Municipal de Monterrey ha realizado algunos operativos en los alrededores de la basílica, pero esto parece no importarles a los vendedores, pues una vez que el operativo terminó ellos vuelven a colocarse en sus lugares.

// El Porvenir