La Carpeta:
1 de 10
 
Pues sí, yo les concedo razón. Los números, los exactos números, la estadística lectora. Vale el esfuerzo, no la pena. Apenados otros. Y es cierto, ni la moral ni la moralina periodística intimidan. Bienvenidos.
Jose Jaime Ruiz
diciembre 28, 2017, 7:49 am

Su nombre la delata, ningún periodista del mundo podrá suscribir en sus reportajes o sus artículos la palabra “etcétera”. Sin rigor, cualquier punto suspensivo domina. La publicación etcétera quiere erigirse como la dueña moral de los medios de comunicación mexicanos. Si Alejandro Junco, de Reforma, no lo consiguió, menos ellos. Incompetentes, desean regular lo que regula el mercado: su ausencia de lectores los contamina. SDPnoticias, El Universal, Milenio, Excélsior, La Jornada son legión, etcétera sólo unos cuantos lectores.

Dictadores de la nada, urgen a debatir. Demos, desde nuestro Olimpo mayoritario, respuesta sin argucias.

1.- “En etcétera estamos seguros de que la ley de publicidad debe disminuir recursos, transparentarlos y definir criterios de asignación. También debe contemplar que los contenidos sean de beneficio social, no la promoción de la imagen de los funcionarios.”

La imagen de los funcionarios ya está regulada y los recursos a los medios son transparentes, sin distingos. ¿Qué jodidos significa “beneficio social”? ¿La libertad de expresión sometida al “beneficio social”? Asignar sin consignar, los lectores dominan.

2.- “Así, mientras acompañamos este reto, vamos a seguir documentado e informando sobre los medios que más reciben y cómo en primeras planas y titulares tratan a los funcionarios públicos, tal y como en los últimos meses lo hemos expuesto con La Jornada, uno de los diarios oficialistas de este sexenio más favorecidos. Los datos están es este portal y publicaremos más, solo en los primeros cinco meses del año dedicó 21 titulares principales a Enrique Peña Nieto, así como 32 notas de portada.”

¿Cuántas portadas dedicó La Jornada en contra de Enrique Peña Nieto? ¿En contra del gabinete? El desparpajo de etcétera no tiene límite. El oficio de misa de Carmen Lira no es oficial, sin comulgar con sus desvaríos periodísticos (ahuyentar a Luis González de Alba) La Jornada sigue siendo crítica, mucho más que etcétera.

3.- “La revista etcétera apela a sus lectores, atengámonos a los números, al dato riguroso y preciso. Vale la pena. Nosotros lo haremos, sin dejarnos intimidar por nada.”

Pues sí, yo les concedo razón. Los números, los exactos números, la estadística lectora. Vale el esfuerzo, no la pena. Apenados otros. Y es cierto, ni la moral ni la moralina periodística intimidan. Bienvenidos.