La Carpeta:
1 de 10
 
Guadalupe Rodríguez, directora general de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) exigió la regularización de este modelo de educación inicial, lo anterior, tras concluirse la “persecución política” por “el sistema”.
Staff
octubre 3, 2018, 9:21 am

Guadalupe Rodríguez, directora general de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) exigió la regularización de este modelo de educación inicial, lo anterior, tras concluirse la “persecución política” por “el sistema”.

La acusación realizada por la Procuraduría General de la República, mediante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada fue desistida, por falta de argumentos jurídicos, en torno a las acusaciones de terrorismo y lavado de dinero.

Rodríguez Martínez dio a conocer que tras concluirse esta persecución, regresará el próximo lunes al Congreso de Nuevo León a tomar su lugar como diputada, por lo que le entregó un escrito al diputado Asael Sepúlveda, para que lo presentara en el Congreso Local.

“A partir del próximo lunes estaré en el Congreso”, dijo.

Por su parte, Reynaldo Sandoval Sánchez, abogado defensor consideró que esto fue un ataque frontal de la PGR, pero al no tener argumentos jurídicos, las autoridades desistieron de la acusación, lo cual consideró “un logro”.

“Es un logro y mérito, porque pocas veces se ve que haya desistimiento de esta naturaleza, no podía ser de otra manera porque no tenían motivo jurídico alguno para implementar esa acusación”.

“Los dineros de los cuales se mencionaba que eran parte de lavado de dinero, estaban justificados, eran parte de la nómina de los empleados a de los Cendis”, mencionó.

“En algún momento recibimos presiones intensas y fuertes que no tenían que ver con el tema jurídico, no cedimos ante tales presiones.

“Desde un inicio se estableció contablemente y fiscalmente que el dinero con el que se administran los Cendis proviene del Presupuesto De la Federación”, dijo.

La directora general de los Cendis señaló que las amenazas fueron muy fuertes de muerte, secuestro y desapariciones, porque los intereses políticos del sistema, ante el proceso electoral, donde hasta funcionarios federales de primer nivel, le hicieron ofrecimientos.

// El Porvenir